El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, informó ayer de que el borrador de la nueva ley orgánica de seguridad ciudadana contempla multas de hasta 30.000 euros para quien participe encapuchado en actos vandálicos. El ministro remarcó que el objetivo es que “los violentos no puedan contaminar el libre ejercicio del derecho de manifestación”.

Tras su participación en Bilbao, en los desayunos Fórum Europa, el titular de Interior subrayó que el texto es “un borrador del anteproyecto de ley que está en fase de tramitación en el Ministerio”. Fuentes de Interior precisaron que la intención es que el texto entre en vigor a finales de año.

“La actual ley es del año 1992 y es evidente que necesita una profunda actualización y reforma; en eso estamos ahora”, dijo Fernández Díaz. El Ministerio no ha terminado de elaborar el borrador, para el cual hay muchas propuestas encima de la mesa como por ejemplo multas por actos muy graves que pueden ascender hasta los 300.000 euros. H