UNA MEJOR organización profesional y hospitalaria en la asistencia de los pacientes que sufren un infarto agudo de miocardio puede reducir en un 30% el número de fallecimientos y los reingresos, las duplicidades y los costes de los tratamientos para el Sistema Nacional de Salud. E.PRESS