Si la primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, tuviera un "don", le gustaría ser Beyoncé. Así lo ha declarado en una entrevista en la revista People, que se publicará el 4 de junio. La primera dama es una admiradora de la cantante, que acaba de regresar a los escenarios tras dar a luz.