El Ayuntamiento de Barcelona ha pedido la abolición inmediata de la pena de muerte en los países que la practican, y en concreto la aplicada por supuestos de orientación sexual en Yemen, Arabia Saudí, Mauritania, Sudán e Irán.

La Comisión de Calidad de Vida, Igualdad y Deportes, a instancias del Consejo Municipal de Gays, Lesbianas y Mujeres y Hombres Transexuales, ha aprobado por unanimidad una declaración institucional contra la pena de muerte por orientación sexual que incluye esta demanda.

Esta declaración rechaza de forma incondicional cualquier tipo de violencia hacia estas personas y especialmente la pena de muerte, que considera una forma de tortura cruel, inhumana y degradante.

El Ayuntamiento de Barcelona manifiesta también su apoyo a todas las políticas internacionales que incidan en posicionamientos contra la pena de muerte a causa de la homosexualidad y la colaboración con todas las entidades de la ciudad que trabajan por su abolición y luchan contra cualquier tipo de discriminación por orientación sexual.

La declaración recoge la voluntad del Ayuntamiento de mejorar las medidas educativas, preventivas y de sensibilización que fomenten una educación basada en los valores del diálogo, y el respeto y la tolerancia a la diversidad de orientación sexual a través del trabajo con las escuelas, la comunidad educativa y la Oficina para la No Discriminación.