La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, y las comunidades han acordado dejar de financiar un total de 425 fármacos para síntomas menores a partir del próximo mes de agosto, por lo que desde ese momento los ciudadanos deberán abonar de forma íntegra el importe de estas medicinas concretas.

Así lo han acordado durante la última reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) celebrada ayer tarde en el Ministerio, en la que han decidido que esta medida, con la que se actualiza el listado de medicamentos financiados por primera vez en 10 años, incluya excepciones para enfermos crónicos y “en aquellos casos en que lo decidan los médicos”, según ha asegurado Mato. El ahorro estimado de su aplicación será de unos 458 millones de euros.

Después de las diferentes cifras barajadas a lo largo de las más de cuatro horas de reunión, finalmente serán 425 medicamentos relativos a un total de 19 grupos terapéuticos (ver cuadro adjunto) los que dejarán de ser financiados por las comunidades. No obstante, el listado se irá revisando periódicamente como han pedido las comunidades.

La decisión, según Mato, no se debe a que se trate de medicamentos para síntomas menores ni de un coste más bajo “sino a que ofrecen un menor efecto terapéutico”, lo que permitirá también “poder apostar por fármacos más innovadores” para enfermedades “más graves e invalidantes”.

LISTA NO CONSENSUADA // Mato ha reconocido que el listado de medicamentos no había sido presentado a las comunidades, como así han criticado País Vasco o Cataluña, entre otros, pero si los grupos terapéuticos. No obstante, desde su departamento han reconocido que aquellos grupos en los que al menos tres autonomías han coincidido son los que se han adquirido al listado definitivo.

Además, la titular del ramo ha asegurado que van a velar por que esta medida no conlleve subidas excesivas de precios en aquellos medicamentos que ahora se sacan de la financiación.

La reunión también ha servido para cerrar los últimos flecos del nuevo copago farmacéutico que entrará en vigor este próximo 1 de julio. En este sentido, Mato ha recordado a las comunidades que “están obligadas a cumplir con la legalidad” y ha avanzado que esperarán a ver publicada la normativa impulsada por el Gobierno vasco para eludir el nuevo copago para decidir si toman alguna acción legal al respecto.

AGILIZAR EL REEMBOLSO // Asimismo, les ha pedido a los consejeros que “agilicen” el reembolso a los pensionistas que superen los topes fijados por el nuevo copago (8 ó 18 euros mensuales en función de su renta), para que este se produzca trimestral o semestralmente y en la cuenta en la que se le ingresa la pensión.

El usuario, según ha asegurado Mato, “no tendrá que hacer ningún trámite” y solo en el caso de comprar algún fármaco en una comunidad autónoma distinta a la que resida deberá “presentar las recetas y los tíquets de pago para solicitar el reintegro”. H