El director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, ha tachado este jueves de "muy violenta y muy combativa" a la banda latina de los Trinitarios desarticulada en Lleida, en la que se han detenido a 19 personas.

Según el director general, se ha retirado a una banda "tremendamente problemática, muy combativa, muy violenta, escisión de la DDP que lo único que hacen es sembrar el terror , el caos y sobre todo atemorizar en todas esas fechorías que vienen realizando".

También ha felicitado a los 358 agentes que han participado en la operación Pulsera, "que ha dado al traste con personas que había que retirar de la circulación por su peligrosidad", y ha señalado que había una tremenda preocupación social entre muchos ciudadanos.

Así se ha pronunciado en declaraciones a los medios en la toma de posesión de Jorge Montero Llácer como nuevo comandante jefe de la Comandancia de Lleida, con orígenes leridanos dentro de la Guardia Civil y que en su discurso se ha dirigido en catalán cuando se ha referido a la colaboración con otros cuerpos de seguridad.

Fernández de Mesa ha agradecido también la colaboración de la Policía Municipal de Lleida, que ha puesto a disposición de la Guardia Civil instalaciones para acoger a parte de esta banda "que generaba una gran alarma social en Lleida y en otras zonas de España".

En Lleida y Trrega (Lleida) se han detenido nueve de los 19 arrestados, a los que se les ha incautado droga, 9.000 euros, una escopeta, una carabina de aire comprimido, un revólver detonador, una mira de precisión, botes de humo, cartuchería y munición de diverso calibre, cámaras de fotos y material informático.

Entre los de detenidos está el jefe de la banda, que residía en Lleida y operaba en Barcelona, Tarragona, Zaragoza y Madrid.