El negocio de la medicina y cirugía estética genera en España unos 1.000 millones de euros al año, donde más de 10 millones de hombres y mujeres admiten que son consumidores de estas prácticas médicas con las que buscan mejorar su imagen y la salud. Estos son algunas de las conclusiones de un estudio de la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME), realizado por el profesor Antonio Valdivia, de la Universidad de Barcelona, según el cual, uno de cada cuatro españoles reconoce haberse realizado alguna intervención de estética.

Con un presupuesto medio de 500 euros, más de 8 millones de mujeres y cerca de 2 millones de hombres afirman haberse realizado algún tipo de tratamiento estético a fin de lograr un rejuvenecimiento con resultados naturales.

Y es que, en los últimos años ha aumentado el interés por los tratamientos de estética y cirugía tanto en mujeres como en hombres porque cada vez es mayor la preocupación de los españoles por sentirse jóvenes y dar una buena imagen de salud y naturalidad.

Pero con la crisis actual, este sector se ve afectado por el incremento de portales que ofrecen descuentos en tratamientos de medicina estética low cost para conseguir un mayor número de clientes que acudan a sus centros. Un hecho que, según la SEME, solo beneficia al portal intermediario porque perjudica tanto al paciente, por la insatisfacción que le genera el no dedicarle el tiempo y la atención suficiente, como al que la practica, que apenas cubre costes.

La doctora Natalia Ribé, andróloga y máster en Medicina Cosmética y del Envejecimiento, advierte de que la mayoría de estos tratamientos de bajo coste “suponen un riesgo para el paciente porque en muchos casos el personal no está calificado para su práctica”. H