El camaleónico David Bowie ha recurrido a un vídeo casero, filmado con la única ayuda de un par de personas, para promocionar su nuevo sencillo, 'Love Is Lost', que se ha distribuido a través de internet y las redes sociales. El vídeo de promoción ha costado 8 libras (9,3 euros), el precio de una memoria USB donde fue almacenado.

El veterano cantante, cuyo nuevo álbum, 'The Next Day', salió al mercado el 11 de marzo tras 10 años de mutismo musical, se aleja en esta ocasión de despliegues ostentosos y opta por una sencilla grabación en la que tampoco echa mano de sus famosos amigos.

En el vídeo Bowie, de 66 años, abraza a una marioneta de Pierrot que se asemeja a un personaje que el cantante adoptó hace 33 años cuando grabó el exitoso tema 'Ashes To Ashes'.