Nueva marcha atrás de Wert. La presión de las comunidades autónomas gobernadas por el PP y la insumisión anunciada por el resto --Cataluña, País Vasco, Andalucía, Asturias y Canarias-- forzaron ayer al ministro de Educación a dejar para más adelante y hacer un desarrollo más pausado de los currículos de ESO y Bachillerato (etapas que no cambian hasta el curso 2015-2016) y aprobar solo los de Primaria y FP Básica, que se reformarán ya el curso que viene de acuerdo con su polémica Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE).

José Ignacio Wert anunció en la Conferencia Sectorial de Educación celebrada ayer, que la FP Básica contará con una financiación de 2.000 millones de euros. De estos, 1.200 millones proceden del Fondo Social Europeo y los otros 800 estarán cofinanciados por el Ministerio y las autonomías. El texto que el ministro había presentado a los consejeros, de más de 1.000 páginas, comprendía en un solo real decreto los currículos de Primaria, ESO y Bachillerato. Todas las comunidades, tanto las del PP como el resto, le habían pedido al titular de Educación que “fraccionara” en tres ese real decreto, para aprobar solo ahora el de Primaria y FP, que son los que corren más prisa.

MOTIVOS POLÍTICOS // El ministro accedió al cambio ante el malestar y la petición formulada por las comunidades Valenciana, Madrid, Castilla y León, y Castilla-La Mancha. Y con el anuncio de la financiación trató de restar argumentos al boicot anunciado por el resto de las comunidades por considerar que no hay tiempo ni dinero para aplicar la ley. Incluso, con su habitual estilo retador, acusó a comunidades insumisas de oponerse al calendario de aplicación de la LOMCE por motivos políticos. “No es casual que las comunidades que creen que no es posible aplicar la ley sean precisamente aquellas que no están gobernados por el PP”, subrayó.

Pero a pesar de las ligeras concesiones de Wert, que no suponen ningún cambio en el calendario, las cinco comunidades que se oponen a su ley, mantuvieron su rechazo. Por su parte, el ministro reconoció que el calendario de la norma es “exigente” y que ello “obliga mucho a todos”, incluido a su propio departamento.

En una nota, el Ministerio especificó que Educación asumirá la cofinanciación “hasta que entre en vigor la revisión quinquenal del sistema de financiación de las comunidades autónomas”.

La consejera del País Vasco, Cristina Uriarte, calificó la reunión de “decepcionante” porque no se ha atendido a la “imposibilidad operativa” para la puesta en marcha de los currículos de Primaria y FP Básica. Uriarte y la consejera de Asturias, Ana González consideraron “insuficientes” los fondos anunciados por el ministro. “Es desconcertante que se saque de la chistera 2.000 millones de euros cuando lleva dos años hablando de escasez de la financiación”, apostilló González. H