La misión SMOS de la Agencia Espacial Europea (ESA) ha sido bautizada como la “misión del agua” y ha logrado ya dos de sus principales objetivos: realizar mediciones globales de la salinidad de los océanos y de la humedad de la Tierra cada tres días. Esta es una de las principales conclusiones de la segunda conferencia de ciencia de SMOS, un satélite de tres brazos y 72 antenas cuyo instrumento principal fue desarrollado por España.

SMOS fue lanzado en noviembre de 2009 y desde entonces ha enviado a las antenas de la ESA en Villanueva de la Cañada (Madrid) y Kiruna (Suecia) datos para calcular la salinidad oceánica y humedad terrestre, importantes para profundizar en la prevención de huracanes o incendios. H