El ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, manifestó ayer que el Gobierno bajará el tipo del llamado IVA cultural cuando le “casen las cuentas”.

Méndez de Vigo, que entregó ayer en San Sebastián el Premio Nacional de Cinematografía 2015 al realizador Fernando Trueba, destacó que en el “ADN político e ideológico” del PP figura “que el dinero donde mejor está es en el bolsillo de los ciudadanos”, pero que su partido “heredó” una situación “enormemente complicada” y tuvo que adoptar “medidas que no le gustaban”. “Algunas las estamos revirtiendo ya”, dijo el ministro, que adelantó que la nueva ley del cine estará “extraordinariamente dotada”.

Tras rechazar la definición del IVA cultural “porque eso no existe”, recalcó que el Gobierno lo reducirá en las entradas para cines y espectáculos “cuando casen las cuentas”. “A mí me habría gustado y no ha sido posible en este momento, pero lo será en el futuro, como estamos bajando todos los impuestos de acuerdo con nuestra filosofía política”, dijo.

Méndez de Vigo explicó que el actual sistema de ayudas al cine se mantendrá unos años en una etapa “de transición”, debido al tiempo que tarda una película en acabarse desde que se inicia el proyecto. Señaló que se va a sustituir “el viejo sistema de amortización” --se pagaba al final y de acuerdo con las entradas vendidas-- por uno que “acompañará la financiación del cine durante toda la vida de la película”.

“He hablado con los productores y con los directores y están muy satisfechos porque les parece que ese sistema es mucho mejor que lo que había antes”, afirmó. Señaló que también habrá incentivos fiscales para las películas que se rueden en España. “No es una casualidad que Juegos de Tronos se esté grabando en España”, apostilló. “Por tanto, nosotros estamos ayudando, como estamos ayudando también en lo que se refiere a la piratería”, agregó.

Por último, anunció que el 5 de octubre se reunirá con el ministro británico que se ocupa sobre asuntos relacionados con la piratería para tomar medidas. H