El número de muertes y contagios diarios por coronavirus en Italia se mantuvo ayer estable por segundo día consecutivo después de que el pasado sábado se registrara el récord de 793 decesos por el Covid-19.

Según los datos ofrecidos ayer por el servicio de Protección Civil italiano, en 24 horas murieron 601 personas y los contagios aumentaron en 4.789 personas.

El domingo se inició la estabilización, con el fallecimiento de 651 personas. El balance total de víctimas desde el inicio de la epidemia es de 6.077, y el de contagiados, 63.927. Por otra parte, el número de personas que han sido dadas de alta ascendió a 7.432.

De esta manera, parece que empieza a ralentizarse el impacto del coronavirus en el país transalpino, el que más muertes ha registrado en todo el mundo. No obstante, el presidente del Instituto Superior de Salud (ISS), Silvio Brusaferro, prefirió ayer mostrarse «prudente» respecto a si se puede hablar ya de una tendencia a la baja, aunque sí que reconoció que los datos que se están registrando son efecto de las primeras medidas adoptadas a mediados de marzo. La estabilización en el avance de la epidemia tiene lugar después de que el Gobierno aprobara el domingo nuevas restricciones, entre las que destaca el cierre de toda actividad productiva no esencial o la prohibición de desplazamientos a otros municipios.