Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Estudio

Estudio de la UMH de Elche: cada 13 días muere una persona haciéndose un selfi

Entre enero de 2008 y julio de 2021 han muerto en el mundo al menos 379 personas por selfis

Turistas se hacen un selfie en Moscú.

l profesor del Departamento de Medicina Clínica de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche José Manuel Ramos Rincón es el responsable del estudio ‘Muertes por selfis mediante una herramienta de inteligencia epidemiológica (2008 a 2021): estudio trasversal’. Según el estudio, realizado con investigadores de la Fundación IO, entre enero de 2008 y julio de 2021 han muerto en el mundo al menos 379 personas (una cada 13 días de media) por selfis.

La tendencia es ascendente y, tras un breve paréntesis por la pandemia, ha resurgido con fuerza en los primeros siete meses del año, en los que ha habido 31 accidentes mortales. De los fallecidos, 141 eran turistas y 238 población local y los países que más fallecidos ha registrado son India (100); Estados Unidos (39); y Rusia (33). España, con 15, comparte el sexto lugar.

Según los investigadores, la primera causa son las caídas con 216 casos y les siguen los accidentes relacionados con medios de transporte (123), los ahogamientos (66), las armas de fuego y electrocuciones (24 cada una) y las heridas recibidas al fotografiarse con animales salvajes (17). Los accidentes mortales son más frecuentes entre adolescentes de hasta 19 años (41% del total) y veinteañeros (37%) y la edad media de los fallecidos es de 24,4 años, mientras que la proporción entre hombres y mujeres es de tres a dos.

Para llevar a cabo el estudio, se ha empleado la herramienta de inteligencia epidemiológica Heimdllr-Project, que rastrea todas las informaciones publicadas sobre estos sucesos en seis de los idiomas más utilizados en el mundo: inglés, español, francés, alemán, portugués e italiano. Este trabajo ha ayudado a los investigadores a dimensionar el problema y es el primer paso para tomar medidas con las que hacerle frente a esta situación.

Uno de los últimos casos sonados en la provincia de Alicante se produjo el pasado mes de septiembre, cuando una joven turista ucraniana de 26 años que se precipitó al vacío desde el acantilado del Castell de Benidorm cuando iba a hacerse un selfie falleció en el Hospital General de Alicante tres días después de su ingreso en estado de máxima gravedad.

El trágico accidente ocurrió en el mirador del Castell. La joven ucraniana estaba con una compatriota que había venido a pasar unos días de vacaciones en un apartamento turístico de la Cala de La Vila. Las jóvenes iban a hacerse una foto de recuerdo y una de ellas se subió a la balaustrada y perdió el equilibrio.

Compartir el artículo

stats