Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus

Los test en la cavidad bucal podrían ser más eficaces para detectar la ómicron

Algunos médicos recomiendan pasar el hisopo de autodiagnóstico por la nariz pero también por el interior de los carrillos y el paladar

Una sanitaria hace un frotis bucal a un vecino de Ordizia (Guipúzcoa).

La variante ómicron está cambiando a un ritmo vertiginoso la pandemia. Tanto que el incómodo gesto universal de meter un palito (llamado hisopo) por la nariz para saber si una persona está contagiada podría modificarse en un futuro próximo, si se confirma lo apuntado por dos estudios, realizados en Sudáfrica y Estados Unidos, que indican que las muestras de tomadas en la cavidad bucal podrían ser más fiables y detectar el virus antes que las procedentes de la mucosa nasal o nasofaríngea (cuando el hisopo se introduce más profundamente, como en las PCR o test de antígenos de centros sanitarios).

El estudio sudafricano ha sido realizado precisamente por el mismo grupo de investigadores que descubrió la ómicron, que han decidido publicarlo rápidamente para que la comunidad científica lo conozca incluso antes de que sea revisado por los pares, que decidirán si es válido o no para su difusión en una revista científica. La investigación ha sido realizada con las muestras nasales y de saliva de 382 pacientes sintomáticos y contagiados e indica que en la variante delta la detección era mayor en la nariz, mientras que con la ómicron es mayor en la boca.

Y el ensayo estadounidense, en el que han participado 30 personas, apunta también que las partículas del virus en la saliva se encontraron uno o dos días antes de ser detectadas por las pruebas nasales. La investigación tampoco ha sido aún revisada por los pares pero ambos estudios preliminares "cuadran con otros datos publicados y que indican que la nueva variante se multiplica más por las vías aéreas altas y quizá por eso es más infectiva, a través de la voz o la tos", según explica Jesús Pérez, catedrático de Bioquímica y Biología Molecular y decano de Ciencias Biológicas de la Universidad Complutense.

El mismo hisopo

Su departamento está llevando a cabo, desde hace más de un año, el proyecto Covid-lot, que consiste en la recogida de muestras en saliva pero analizadas con la técnica PCR a miles de voluntarios del entorno universitario, lo que está permitiendo detectar desde que comenzó la sexta ola "muchísimos positivos asintomáticos", según informa el catedrático.

Ante esta situación, algunos médicos ya recomiendan, a través de las redes sociales, que se tomen muestras de la cavidad bucal, además de en la nariz. Se trataría de usar el mismo hisopo, introducirlo por los dos orificios nasales y después por el interior de los carrillos y las encías, encima de la lengua y el paladar y luego someterlo al análisis.

Uno de ellos es el cardiólogo Guillermo Aldama, quien aconseja cambiar el modo en que se realizan los test debido a "que por primera vez en la pandemia una persona puede tener síntomas y todos los test, incluso las PCR, pueden ser negativos". Esto ocurre porque el virus ha mutado y la mayoría de la población está vacunada, "lo que puede provocar que la carga viral sea menor e indetectable" a través de una PCR o test de antígenos nasal.

Dudas con los test de saliva

Ante ello, el doctor Aldama recomienda a las personas que adquieran test nasofaríngeos en farmacias que pasen el hisopo también por la boca, después de un periodo de más de 30 minutos sin fumar, comer o beber. En su opinión esto puede ser más efectivo que los test de autodiagnóstico de saliva, que también pueden adquirirse en boticas aunque hay menos autorizados, puesto que estas pruebas están menos testadas.

De hecho, el jefe de enfermedades infecciosas del Hospital Germans Trias i Pujol Bonaventura Clotet avisa de que la saliva "tiene varios inhibidores y realizar el test frotando la mucosa de los carrillos y la parte posterior de las amígdalas es complejo de hacer bien". Por ello, el especialista recomienda continuar con los test nasales, si bien avisa que, debido a la vacunación, el pico máximo de carga viral no se suele alcanzar hasta entre tres y seis días desde el inicio de los síntomas, por lo que aconseja a aquellas personas que tengan dudas de si se han contagiado que repitan los test de autodiagnóstico cada 48 horas.

Compartir el artículo

stats