Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ucrania

"Mi familia se está preparando un búnker para poder resistir el asalto"

Oksana Peresadko, una empresaria de origen ucraniano afincada en la provincia, narra la situación crítica que vive la ciudad de Sumy, ocupada por las tropas soviéticas - Está en contacto con Alicante Gastronómica Solidaria por si hay que atender refugiados

El testimonio de una ucraniana en Alicante: "Mi familia se está preparando un búnker para poder resistir el asalto"

El testimonio de una ucraniana en Alicante: "Mi familia se está preparando un búnker para poder resistir el asalto"

Para ver este vídeo suscríbete a El Periódico Mediterráneo o inicia sesión si ya eres suscriptor.

El testimonio de una ucraniana en Alicante: "Mi familia se está preparando un búnker para poder resistir el asalto" M. Vilaplana

"Mi familia se encuentra destrozada y se está preparando un búnker para poder resistir el asalto". De esta forma se expresa una angustiada Oksana Peresadko, una empresaria de origen ucraniano afincada en Alicante, que tiene a su abuela, tíos y primos en la ciudad de Sumy, situada a escasos 30 kilómetros de la frontera con Rusia y sometida a un intenso acoso por parte de las tropas soviéticas. Mientras sigue en permanente contacto con ellos y se interesa al segundo por las noticias que llegan de la guerra, Oksana trabaja con Alicante Gastronómica Solidaria ante la posibilidad de que lleguen refugiados y haya que atender sus necesidades alimenticias. La empresaria, además, está convencida de que el conflicto tendrá graves consecuencias económicas.

Oksana Peresadko aterrizó hace 22 años junto a sus padres en Alicante, donde en la actualidad ejerce como directora de la agencia de marketing y comunicación Alex Soviet´s Digital Consulting. Se trata de una firma especializada en la digitalización de empresas y en la producción de audiovisuales, que ha logrado abrirse paso en un sector muy en boga en estos momentos.

La invasión que está llevando a cabo el ejército soviético le mantiene el alma en vilo, sobre todo si se tiene en cuenta que la ciudad de la que procede, Sumy, de 300.000 habitantes, se encuentra muy cerca de Rusia y en la misma reside una parte de su familia, concretamente su abuela, dos tíos y cinco primos.

La situación en este enclave es crítica, toda vez que, explica, se encuentra totalmente ocupado por las tropas de Putin y, además, se están llevando a cabo bombardeos selectivos. "La academia militar y el almacén en el que se encuentra el armamento han sido destruidos y los tanques rusos circulan por la principal avenida. La población lo está pasando terriblemente mal, porque no se sabe lo que va a pasar", lamenta.

Según le cuenta su familia, todo en la ciudad está cerrado y no hay alimentos, medicinas ni gasolina. "Nadie -subraya- sale a la calle. Además, se ha avisado de que las próximas horas van a ser críticas, de manera que están haciendo acopio de conservas y preparando una especie de búnker en las distintas casas para resistir ante lo que pueda llegar a pasar. Y todo ello, además, en medio de una enorme incertidumbre, porque la gente que vive en edificios altos teme quedarse en ellos por los posibles bombardeos".

El conflicto, en paralelo, está ocasionando la fractura de las familias. En el caso de la de Oksana, mientras su tío respalda a Rusia, su tía se muestra partidaria de Ucrania, lo que les ha llevado a pelearse y vivir en casas distintas. "Se trata -comenta- de una auténtica pesadilla". Se da la circunstancia, asimismo, de que su primo ha estudiado en la academia militar que ahora ha sido destruida por la artillería soviética, por lo que va a ser llamado a filas, con el riesgo que ello supone.

Sobre si la guerra se veía venir, la empresaria destaca que "siempre ha habido un conflicto latente entre Rusia y Ucrania. Mucha tensión larvada, hasta que, al final, la burbuja ha estallado".

Mientras sigue pendiente de lo que sucede en su país de origen, Oksana permanece en contacto con Alicante Solidaria Gastronómica, entidad que durante la pandemia de covid se ha volcado para responder a las necesidades de comida de personas de todos los rincones de la provincia. "Es muy posible -indica- que se produzca una oleada de refugiados, por lo que ya está todo preparado para atenderles, si llega el caso".

La agencia que dirige no trabaja para empresas de Ucrania, aunque sí, en alguna ocasión puntual, ha contado con modelos ucranianas para algunas producciones. En cualquier caso, Oksana Peresadko tiene el convencimiento de que las consecuencias económicas de este conflicto bélico van a ser muy importantes. "La bolsa ya ha caído y los costes energéticos se están incrementando. Es pronto para saber a ciencia cierta lo que va a suceder, pero seguro que las repercusiones serán de envergadura", enfatiza.

Compartir el artículo

stats