Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Andalucía

La carretera de 'La Desbandá' ya es Lugar de Memoria Democrática

El Congreso de los Diputados aprueba la propuesta socialista para homenajear a las víctimas de la huida desde Málaga hacia Almería en la Guerra Civil, pese a la abstención del PP y el voto en contra de Vox

Imagen la huida de miles de malagueños por la carretera de Almería.

Durante décadas, fue un tabú. Y, ahora mismo, es una referencia ante la que confirmar la existencia de episodios de la Guerra Civil española que permanecieron grabados a fuego en la memoria de quienes los sufrieron y, con el paso del tiempo, han sido rescatados del olvido por las generaciones que han recogido el testigo en esa carrera de fondo que viene a ser la vida. La carretera de 'La Desbandá' ya ha sido declarada Lugar de Memoria Democrática. El Congreso de los Diputados ha aprobado la propuesta socialista para homenajear a las víctimas de la huida desde Málaga hacia Almería en la Guerra Civil, pese a la abstención del PP y el voto en contra de Vox. El resultado de la votación fue 201 votos a favor, 53 votos en contra y 86 abstenciones.

Dos jornadas antes de la votación celebrada este jueves, ya quedó de manifiesto que una mayoría de los diputados presentes en el hemiciclo apoyarían una proposición no de ley del PSOE que ponía el acento en "el éxodo de refugiados conocido como La Desbandá y la violencia sufrida por la población civil". Esta propuesta fue defendida por el diputado malagueño Ignacio López, quien consideró que "es un deber reconocer este enclave en la ley de memoria democrática, para que no caiga en el olvido". "Ante la toma de Málaga por los franquistas, 150.000 personas emprendieron un éxodo improvisado y repentino hacia Almería, eran fundamentalmente mujeres, niños y mayores que escapaban de la guerra, víctimas inocentes que nunca imaginaron lo que encontrarían; más de 5.000 personas perdieron allí sus vidas y muchos llegaron a Almería y después marcharon al exilio, otros decidieron volver a Málaga y fueron fusilados, la dictadura franquista impuso el silencio pero no consiguió doblegar la memoria de aquella tragedia", relató López.

El diputado malagueño señaló que "seguramente hoy podamos tener mayor conciencia de lo que supuso aquel éxodo masivo". "Lo vemos hoy en Ucrania y nos provoca dolor; cuando se bombardea a los civiles, al dolor se une la indignación y nos preguntamos como se puede llegar a ese nivel de maldad", recalcó.

Esta semana, López ha reiterado su agradecimiento a los representantes de la Asociación de Memoria Democrática de Málaga desplazados a Madrid para la ocasión "por todo el trabajo que llevan haciendo durante años para que el reconocimiento de las víctimas de La Desbandá fuera un asunto del conjunto de la sociedad".

El diputado malagueño y líder provincial de Ciudadanos, Guillermo Díaz, también intervino en el debate parlamentario y apoyó la propuesta socialista para declarar como Lugar de Memoria Democrática la carretera de Málaga a Almería: "Es una obligación moral de todos, que hoy somos responsables del clima político, escarmentar y no repetir el pasado común", apuntó Díaz.

En esta misma intervención, el diputado malagueño del partido liberal proclamó que "decenas de niños, mujeres y ancianos huían por la áspera carretera de las seguras represalias que iban a azotar a Málaga, conocida como La Roja, durante los primeros compases de la Guerra Civil". "Las purgas nunca están justificadas, pero si había una población que no tenía nada que ver con que si Málaga era roja, blanca o azul eran los miles de niños que huían hacia Almería; el éxodo de niños, mujeres y ancianos era inhumano y penoso por el clima y las condiciones de la travesía, pero hemos de añadir otros factores que desataron el infierno de los inocentes: desde el mar los buques Cervera y Baleares les cañonearon; desde el aire, la aviación italiana les ametralló y bombardeó; desde tierra, las tropas se dedicaron a dispararles...", expresó Guillermo Díaz.

El apoyo de Ciudadanos contrasta con la postura mantenida por el Partido Popular de Málaga. Más allá del sentido del voto de su grupo parlamentario o de la ausencia de intervenciones por parte de sus diputados malagueños en el debate del martes (aunque Carolina España precisa a 'toro pasado' que sí estuvo presente en ese Pleno), la formación de centro-derecha se encargó de amplificar sus reticencias a través de su portavoz provincial. Elisa Pérez de Siles criticó que "haya partidos que siguen anclados en el discurso permanente y en el recurso a la Guerra Civil, que es una etapa histórica absolutamente olvidada gracias al abrazo que se dieron los distintos partidos políticos en el 78, pues con la Constitución se dio carpetazo a una etapa muy triste para la historia de nuestro país". "El PSOE Unidas Podemos están absolutamente enrocados en un discurso ajeno a muchas de las generaciones que hoy viven en nuestra ciudad; el Partido Popular se abstendrá y no precisamente porque no estemos de acuerdo con la aplicación de la Ley de Memoria Histórica, ya que hacemos un ejercicio de absoluto cumplimiento en los ayuntamientos donde gobernamos", manifestó Pérez de Siles.

Sus declaraciones se alinearon el miércoles con lo ya manifestado en el debate parlamentario del martes por el diputado del PP Vicente Mateu, quien acusó al PSOE de pretender "reabrir la herida sangrante" de la Guerra Civil mientras "olvida los crímenes de la Segunda República". A su juicio, no tiene sentido que en el Congreso de los Diputados se debatan "estos asuntos ocurridos hace 85 años, en lugar de aquellos que ahora preocupan a los ciudadanos".

Igualmente, en la Cámara Baja irrumpió la justificación del voto en contra de Vox, cuyo diputado sevillano Francisco José Contreras se entregó a teorías que le daban la vuelta al relato histórico predominante. Contreras sostuvo que las víctimas de la huida hacia Almería no obedecieron tanto al bombardeo de civiles sino a "la imprevisión logística del bando republicano, que provocó una gran catástrofe humanitaria". En su opinión, el debate celebrado en la Carrera de San Jerónimo procede de "la sed de revancha" de una izquierda que "quiere ganar la Guerra Civil 83 años después".

Precisamente, esta intervención de Contreras indignó al diputado de Cs Guillermo Díaz, quien indicó que "mentir sobre la historia de España para hacer propaganda política es poco patriótico" y "banalizar sobre el asesinato de niños, mujeres y ancianos es miserable".

En esa línea, el socialista Ignacio López tildó de "descorazonador" que "haya gente negando La Desbandá". "A esos negacionistas: vayan a Málaga y pregunten a malagueños. La probabilidad de que encuentren familiares de quienes vivieron aquella tragedia es tan alta que abruma", afirmó.

Hace 85 años, lo sucedido en febrero de 1937 en aquella carretera malagueña de la muerte horrorizó a buena parte de Europa y trascendió las fronteras españolas. Por ejemplo, ocho décadas antes de que Anne Hidalgo fuese alcaldesa de París, el episodio de la Guerra Civil española al que sobrevivió su padre, Antonio Hidalgo, no pasó desapercibido en la ‘Ciudad de la luz’.

Una prueba de ello es que, en cuanto tuvo noticia del trágico éxodo en tierras malagueñas, el dramaturgo Bertolt Brecht escribió una obra sobre ‘La Desbandá’ y, en octubre de 1937, fue estrenada en un teatro parisino con su esposa, la actriz Helene Weigel, como protagonista. El texto en cuestión era conocido como ‘Los fusiles de la señora Carrar’ o ‘Los fusiles de la madre Carrar’ y tenía como escenario los pueblos de pescadores de la costa andaluza por los que pasaba la huida masiva desde Málaga hacia Almería. Aquella obra de teatro fue, al mismo tiempo, la manera con la que Brecht rendía tributo al poeta y dramaturgo granadino Federico García Lorca, que había sido fusilado sólo unos meses antes.

Durante aquel mismo año de 1937, el artista malagueño Pablo Picasso facturó ‘El Guernica’ en su taller parisino de la ‘Rue des Grands Augustins’. La posibilidad de que al realizarlo se inspirase también en ‘La Desbandá’ se ha visto alimentada en ciertas tesis por el hecho de que materializase en aquellas fechas, solo unos meses después de la caída de Málaga, el encargo del Gobierno de la Segunda República Española. Picasso no solo habría recibido a través de su familia noticias de lo sucedido, sino también a través de André Malraux, Arthur Koestler o de las fotografías que el doctor canadiense Norman Bethune había realizado, durante su labor humanitaria, en aquella carretera de Málaga a Almería.

Compartir el artículo

stats