Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medicina

Las biopsias de la sangre, la nueva esperanza contra el cáncer

Son menos invasivas, permiten saber si el tumor está extendido y podrían jugar un papel importante en el futuro para detectar el cáncer en los estadios más iniciales

La unidad de análisis de biopsias líquidas del Hospital del Mar.

La investigación contra el cáncer ha dado en los diez últimos años dos pasos de gigante: uno relacionado con la inmunoterapia, los tratamientos que estimulan las defensas naturales del cuerpo contra la enfermedad, y el otro tiene que ver con los biomarcadores, aquellas sustancias o procesos que indican si existen moléculas secretadas por un tumor o como respuesta a él.

Para detectar estos biomarcadores, normalmente se usan las biopsias tradicionales pero en los últimos tiempos se está abriendo paso una técnica mucho menos invasiva, sin efectos secundarios y que permite obtener una información más amplia sobre si existen células malignas en otras partes del cuerpo, que consiste en hacer una biopsia de una muestra de sangre o de un fluido corporal.

Las llamadas biopsias líquidas son como una analítica convencional pero en busca de células cancerígenas o productos de las mismas como ciertas proteínas o fragmentos de ADN circulantes, dado que los tumores liberan células o moléculas al torrente sanguíneo de manera continua.

Más eficaz

"Entre las ventajas de esta técnica encontramos que es un procedimiento mínimamente invasivo, sin las complicaciones que acarrean habitualmente las biopsias convencionales. Además, permite seguir la evolución del tratamiento de los pacientes en tiempo real, así como planificar un tratamiento más personalizado tanto de forma previa como durante el mismo”, explica el doctor Luis Paz-Ares, presidente de la Asociación Española de Investigación sobre el Cáncer (Aseica), organización que junto con la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) han divulgado un vídeo sobre qué es la biopsia líquida, con motivo del Día Mundial de la Innovación, que se conmemora el 21 de abril.

Paz-Ares indica que en la actualidad esta técnica se utiliza en pacientes con tumores "donde la determinación de los biomarcadores ayuda a guiar el tratamiento". "El ejemplo más paradigmático es el pulmón. Hoy distinguimos 10 o 12 subtipos de tumores de pulmón en función de sus alteraciones moleculares y cada uno tiene un tratamiento diferente. Y cada vez hay más tipos de cáncer que se benefician del diagnóstico molecular, como el de colon, el melanoma, el digestivo, etc.".

La financiación

Asimismo, la biopsia líquida está especialmente "indicada para aquellos pacientes en los que se requiere un análisis molecular y no hay tumor suficiente para realizar una biopsia de tejido", apunta la presidenta de SEOM, Enriqueta Felip. Pese a ello, esta revolucionaria técnica no está incluida entre las financiadas por del Sistema Nacional de Salud, por lo que para realizarla los hospitales suelen recurrir a los fondos de investigación u otras partidas. Según una encuesta reciente, el 60% de los oncólogos españoles tienen acceso pero los presidentes de ambas organizaciones reclaman que la biopsia líquida se incluya en la cartera de servicios, de forma que puedan usarse "en todas las indicaciones en las que se tenga datos robustos de su eficacia".

Además de la práctica clínica, la investigación está orientada en la búsqueda de nuevas utilidades. Numerosos estudios han demostrado ya el valor predictivo de este tipo de biopsias ante una posible recaída y se trata de averiguar si la técnica puede jugar un papel relevante en el diagnóstico precoz del cáncer. Para ello, la tecnología tiene que aumentar su sensibilidad, se tienen que disminuir los falsos positivos y determinar cada cuanto tiempo puede hacerse o qué técnica o protocolo es el más adecuado.

La detección precoz

Pero los especialistas son optimistas. "Las biopsias son más sensibles que un TAC o un PET [técnicas de diagnóstico a través de imágenes]. Quizá en el futuro sustituya a las mamografías, las colonoscopias o los TAC y para conocer la existencia o la extensión de un tumor, porque no de todos los tumores tenemos métodos de diagnóstico precoz y no todos los métodos son tan útiles como nos gustaría", reflexiona el doctor Paz-Ares.

"Probablemente tengamos que integrarla con otras técnicas como la radiología o la inteligencia artificial para saber qué personas tienen más riesgo de sufrir cáncer, pero parece que va a ser fundamental en el futuro en el diagnóstico precoz", remacha la presidenta de SEOM.

Compartir el artículo

stats