Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medio ambiente

La ILP del Mar Menor se reivindica en Naciones Unidas

"El desastre ecológico nos hizo sentir uno con la laguna", señala la profesora Teresa Vicente

Mario Cervera en primer término, y la profesora de la UMU, Teresa Vicente.

La voz del Mar Menor se ha dejado oír en Nueva York. Los profesores de la Cátedra de Derechos Humanos y Derechos de la Naturaleza de la Universidad de Murcia (UMU) Teresa Vicente y Eduardo Salazar, y el alcalde de Los Alcázares, Mario Pérez Cervera, presentaron la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) para dotar de personalidad jurídica al Mar Menor y su Cuenca en la sede de la Organización de las Naciones Unidas.

En concreto, los docentes y el regidor explicaron en qué consiste esta iniciativa en el marco del evento ‘Interactive Dialogue of the General Assembly on Harmony with Nature’.

Tras la intervención del alcalde de los Alcázares que explicó cada uno de los pasos que ha seguido la ILP del Menor hasta su llegada al Congreso como proyecto de ley, llegó el turno de Teresa Vicente. "Las razones que llevó a la ciudadanía española a proponer una ley que reconociera personalidad jurídica a la laguna del Mar Menor y a su cuenca y que otorgara derechos propios a este ecosistema de gran valor ecológico fueron los graves daños que sufrió, la ineficacia de las normas jurídicas vigentes que han pretendido su protección y el empoderamiento de la sociedad civil, que se siente fuerte para hacer efectiva su participación en materia de protección de la naturaleza". No olvidó la profesora universitaria citar los episodios de ‘sopa verde’ sufridos en 2016 ni la gran mortandad de peces de 2019 y de agosto de 2021.

También destacó que el hito de conseguir las 500.000 firmas que exige la Constitución Española para formalizar la ILP "fue muy difícil, porque no encontrábamos en plena pandemia de covid-19, y además, lo logramos sin ayuda de nadie".

Teresa Vicente sostuvo ante los expertos reunidos por la ONU que el gran desastre ecológico "nos hizo sentir uno con la laguna, que el Mar Menor forma parte de nuestra identidad cultural y fue entonces cuando nos convertimos en su voz para defender la agresión a este ecosistema desde una nueva atalaya: la defensa de los derechos de la naturaleza".

Esta defensa es, para la profesora de la UMU, un nuevo paradigma que abre una etapa jurídica y económica de ámbito universal que está fundada «en la justicia ecológica y en jurisprudencia de la Tierra». Este movimiento se está dando en todos los continentes y es imparable, defendió la docente.

También recordó que la ILP del Mar Menor ha sido reconocida por el secretario general de las Naciones Unidas en su informe ‘Armonía con la naturaleza’ del pasado 28 de julio de 2020. En este informe se dice, indicó, que las leyes ambientales pasadas y actuales no han conseguido disminuir la contaminación "ni frenar la pérdida de biodiversidad y de hábitats de los que dependemos los seres humanos". Según Vicente, el reconocimiento de los derechos de la naturaleza en la ley, "subsanará esta laguna y complementará los derechos humanos".

El reconocimiento de derechos al Mar Menor también supondrá un límite al ejercicio de otros derechos que pueden dañar la laguna, como el derecho de propiedad, la libertad de empresa o al desarrollo económico, explicó.

La promotora de la ILP del Mar Menor aseguró que el nuevo paradigma representa igualmente "un cambio ontológico y epistemológico en el ámbito jurídico, económico y político universal, que prioriza la protección de la naturaleza desde su propio valor y reconoce que la humanidad forma parte de la naturaleza".

Teresa Vicente cerró su intervención asegurando que "una nueva economía ecológica tendrá que garantizar la vida en la tierra en primer lugar, y dentro de este gran círculo, a la humanidad, que depende e interactúa con el sistema del que forma parte".

Este evento alcanzó su undécima edición y forma parte del programa ‘Armonía con la Naturaleza’ de Naciones Unidas, que aborda la drástica pérdida de biodiversidad de los ecosistemas terrestres y acuáticos y los efectos de la crisis climática, así como la necesidad de un cambio de paradigma de la ley, la economía y la educación, cambiando el foco desde el ser humano hacia la Tierra.

Según explicó la comitiva murciana en la ONU, "la evolución de la economía ecológica, que vincula salud planetaria y el bienestar humano, ha cobrado especial visibilidad e impulso a causa de la pandemia de covid-19". Por otra parte, indicaron, "el derecho centrado en la Tierra sigue incorporándose a la legislación nacional en un número cada vez mayor de países de todo el mundo".

Por su parte, Agustín Santos, embajador de España ante la ONU, que este viernes recibió en sus oficinas a la profesora Teresa Vicente y al alcalde de Los Alcázares, se refirió a la ILP como "un programa ejemplar de la sociedad civil en defensa de los derechos de la naturaleza; estamos aquí para defender el Mar Menor, y podemos contar con las instituciones, con el Gobierno de España y con el programa de Naciones Unidas para que la iniciativa ciudadana tenga éxito".

Cabe señalar que tanto el Ayuntamiento de Murcia como el de Los Alcázares facilitaron ayer sendas salas municipales para poder seguir las intervenciones a través de una señal streaming.

Compartir el artículo

stats