Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Curiosidad

Un bogavante azul zafiro, la joya de un pesquero de Vigo

Un barco de Bueu captura en los Cons de Udra un ejemplar muy poco común

El peculiar bogavante “azul zafiro” que quedó en las redes del 'Ben Feito' de Bueu. P.D.

El 'Ben Feito' es un barco del puerto de Bueu que durante estas fechas trabaja con los miños para pescar centolla o los denominados pescados de roca. Pero hace unos días se encontró con una sorpresa: en los aparejos subieron cinco bogavantes y antes del devolverlos al mar [la especie está en veda hasta el 1 de julio] sus tripulantes se fijaron especialmente en uno.

Era un ejemplar de un llamativo color azul zafiro, una tonalidad que contrasta con el habitual color oscuro de esta especie. “En más de 30 años que llevamos en el mar jamás habíamos visto algo así”, explican los hermanos José y Manuel Dios, que forman la tripulación del 'Ben Feito'.

El bogavante estaba en uno de los aparejos que tenían largados en la zona de los Cons de Udra, entre la punta del cabo y la playa de Ancoradouro. “Debía estar a unos 15 o 16 metros de profundidad. Cuando lo subimos nos llamó la atención ese color tan especial y bonito”, cuentan los hermanos Dios. Lo pesaron a bordo, con un resultado de unos 800 gramos, y le realizaron varias fotos antes de que el bogavante se volviese por donde vino. Unas imágenes que se hicieron de inmediato virales en sus grupos de whatsapp. “La gente nos preguntaba si lo habíamos pintado y algunos decían que fue pescado fuera de Galicia”, cuentan entre risas.

Pero nada más lejos de la realidad. Ese color azul zafiro era completamente natural y la foto no se era un montaje, sino que el bogavante fue pescado en Udra. Después de realizar algunas consultas corroboraron que se trata de un tipo de ejemplar muy poco común. “Normalmente el bogavante es de un color azul muy oscuro, casi tirando a negro”, cuentan.

En el “Ben Feito” ya están acostumbrados a pescar piezas poco comunes, como rayas de gran tamaño o los dos pulpos de casi 15 kilos que capturaron hace unos años. “Estirados eran más altos que yo”, dice Manuel, mostrando una foto que lo atestigua.

Compartir el artículo

stats