Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

EDUCACIÓN INFANTIL

La falta de niños en Infantil ya obliga a la Xunta a cerrar aulas en varios colegios de Vigo

En el CEIP O Pombal y Frián-Teis la medida entraría este próximo curso | "Si la pierdes, recuperarla es imposible", lamentan

De izq. a der.; Alonso y Salvande, de Foanpas, José Novoa, cocinero y Xoan Carlos Abalde, representante de los equipos directivos. A.V.

Cuatro de cada diez pupitres en las aulas del primer curso de Infantil quedaron vacías. Solo 1.745 niños, de las cerca de 3.000 plazas disponibles, cursarán el próximo año en un colegio de Vigo, cifra que invitaba a reflexionar no solo sobre las causas, sino también las posibles consecuencias.

La caída de la natalidad está, sin lugar a dudas, detrás de este descenso en las cifras de escolarización de los más pequeños, situación que viene ya de atrás, especialmente en algunos centros. Tanto es así, que la Consellería de Educación se ha visto obligada a tomar medidas, concretamente el cierre de unidades en varios colegios.

Fue hace dos días cuando se les comunicó a los centros, dos de ellos el CEIP O Pombal y el CEIP Frián-Teis tal y como ellos mismos han confirmado, que iniciarían el curso 2022/2023 con un aula de Infantil menos. “Los niños no pueden contabilizarse como un número. Nosotros tenemos muchos con necesidades educativas especiales (NEAE), por lo que cuanto menor sea el número de alumnos por aula, mejor atención y apoyos podremos ofrecerles”, valora Cristina Guede, directora del colegio O Pombal. La decisión, precisa, no es oficial pero sí se le ha trasmitido ya.

Bajada de la ratio

Sostiene que el descenso de alumnado podría verse desde un prisma constructivo. “Es el momento de bajar las ratios por aula, sería la solución más idónea en lugar del cierre de unidades”, precisa.

Misma valoración hace desde el colegio Frián-Teis su secretaria Victoria Conde. “Al final el cierre de una unidad va a generar una masificación; porque lo que ahora son 20 niños, en septiembre, que siempre hay cambios o te llega alguno más alcanzaremos los 25 o 26 y estará el aula a tope. Lo idóneo sería mantener las dos unidades y repartir el alumnado; la atención y el aprendizaje puede ser mucho más individualizado”, razona Conde.

La docente señala además, al igual que Guede la práctica imposibilidad de recuperar la unidad una vez cerrada. “Es muy complicado, casi imposible, y es un gran mal para la educación pública”, añade la directora.

Efecto cadena

En el caso del colegio de O Calvario recibieron un total de 21 solicitudes para sus 50 plazas –25 por aula– mientras que el ubicado en el barrio de Teis fueron 13 las solicitudes para el mismo número de plazas. “Realmente el cierre de una unidad genera un efecto cadena, a menos aulas, menos profesores, menos apoyos y también tendrá afectación en Educación Primaria, claro”, lamenta.

Consultada la Consellería, precisaron que al cerrarse aún ayer el plazo de matrícula, no disponen de “datos consolidados” sobre la afectación de las aulas que se cerrarán. "El plazo de matrícula en Infantil y Primaria aún termina hoy (por ayer). Y en ESO y Bachillerato continúa hasta el 10 de julio. En FP, la solicitud de plaza es hasta el día 5", amplía Educación.

Comedores y becas

Por otra parte, el colectivo de padres y madres de alumnos de Vigo, FOANPAS, denunció la situación en la que se encuentran los colegios con comedores gestionados por la Xunta. Instan al gobierno gallego a fijar técnicos a cargo de los comedores en lugar de cargar esta competencia a los equipos directivos; insistiendo además en la necesidad de incrementar la cuantía que se aporta para la comida de cada alumno.

En la actualidad, los cocineros están contratados como oficiales de segunda, por lo que no le corresponde realizar estas labores y son los equipos directivos los que tienen que asumir estas tareas, pese a no tener “formación ni tiempo” para ello.

El colectivo también mostró su preocupación al Ayuntamiento de Vigo, ya que todavía no se ha publicado la tramitación de las becas de comedor del curso que viene, por lo que las familias aun no pueden solicitarlas, viéndose obligados muchos de ellos a adelantarlo.

Compartir el artículo

stats