Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Patrimonio de la Humanidad

La ruina de la cárcel de A Coruña, una amenaza para la Torre de Hércules

Integrantes una asociación de la ciudad advierten de que la Unesco puede cuestionar la declaración de Patrimonio Mundial al faro si la prisión provincial sigue en estado de abandono

La prisión provincial, con la Torre de Hércules al fondo. Shutterstock

Se miran frente a frente, pero su estado de conservación no puede ser más diferente. La Torre de Hércules, impoluta, cuidada y conservada, todo un Patrimonio Mundial que no admite debate sobre su valor. La prisión provincial de A Coruña, en su rango de visión, cada día más destartalada, con verdín en sus tejados y en un estado ruinoso que pronto será irreversible. Sus destinos, no obstante, pueden estar unidos. Integrantes de la plataforma Proxecto Cárcere, nacida en 2010 para velar por la conservación del centro penitenciario, advierte de que la Unesco, organismo responsable de la denominación de Patrimonio Mundial, puede cuestionar esta honra al faro romano si la prisión provincial continúa abandonada al deterioro y a su suerte. “Creemos que no se pueden estropear iniciativas como es la Declaración de Patrimonio Mundial, pero aquí la Unesco manda el mensaje de que, como no se espabile, igual mueve ficha en ese sentido. No sería la primera vez que se retira una denominación de Patrimonio Mundial”, advierte uno de los integrantes de la asociación, Tono Galán.

Así lo deslizó la propia institución, a través del Icomos, el órgano consultivo del ente en España para asuntos de Patrimonio, que demandó recientemente a las administraciones la inmediata recuperación del centro penitenciario. En su comunicación, el Icomos exige que “se establezcan cuantas medidas ayuden a restablecer la conservación y ornato del inmueble, evitándose también su afección sobre el bien Patrimonio Mundial que es la Torre de Hércules”. Una puntualización que, juzgan desde Proxecto Cárcere, da a entender que el estado de la cárcel puede arrastrar al castigo también a la Torre. “Llevamos insistiendo desde octubre. El Icomos trató de contactar con el Concello y la a Sociedad de Infraestructuras y Equipamientos Penitenciarios y de la Seguridad del Estado (Siepse), pero hicieron caso omiso. El tema no es baladí, la cárcel está asentada en un contexto, no se puede abandonar de esa manera”, lamenta Tono Galán. El contexto en el que se localiza la antigua prisión provincial es la zona búfer de la Torre, uno de los dos ámbitos de protección que establece la Unesco a los monumentos Patrimonio de la Humanidad. Una “zona de respeto” directamente interrelacionada con el monumento y ligada a su carácter patrimonial.

“Simboliza que eso hay que cuidarlo. La ONU ha llegado a pronunciarse sobre casos similares que incluso no eran tan relevantes como este”, advierte Galán. La advertencia del Icomos ha suscitado reacciones en los grupos políticos de la corporación municipal. “Pues no” fue la respuesta de la alcaldesa al ser preguntada ayer si tenía algo que decir sobre este aviso. El resto de los representantes políticos locales han sido menos parcos. El grupo municipal popular ha pedido a la alcaldesa que negocie con el Gobierno central para que renuncie a cobrar los intereses por el pago del convenio firmado en 2005 para su recuperación, “ya que los terrenos eran municipales antes de la construcción del edificio”, y que contribuya económicamente a la conservación del inmueble.

La petición del PP hace referencia a los movimientos del Ayuntamiento para recuperar la cárcel, cuya adquisición gestiona con el Estado. Las condiciones previstas para el acuerdo, no obstante, pasan porque las arcas municipales abonen un pago de 2,3 millones de euros, que incluyen 1,1 millones en intereses, una solución que ha suscitado el rechazo de la oposición.

En lo relativo a la advertencia de la Unesco, Marea Atlántica, por su parte, interpela directamente al Estado y demanda que sea esta administración la que financie la rehabilitación y “asuma su responsabilidad” en la conservación del inmueble, “del que se desentendió por completo desde 2009”, cuando cesó su uso penitenciario. La concelleira del BNG, Avia Veira, definió como “urgente” la rehabilitación del espacio e insistió en la necesidad de que el Concello exija a Siepse que se comprometa con las labores de mantenimiento de la cárcel e incluso penalice a la propietaria del edificio por dejarlo caer en el abandono.

Compartir el artículo

stats