Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis climática

Estos son los efectos de un mes de ola de calor en el Mediterráneo

El calor extremo y prolongado podría producir episodios de mortalidad masiva de especies y ecosistemas marinos | Las altas temperaturas marinas también aumentan el riesgo de lluvias torrenciales para el próximo otoño

Ejemplar de gorgonia roja (Paramuricea clavata) antes y después de una ola de calor marina. Ejemplar de gorgonia roja (Paramuricea clavata) antes y después de una ola de calor marina. /

Hace más de un mes que el Mar Mediterráneo está inmerso en una ola de calor sin precedentes. La última semana de junio, los termómetros marinos empezaron a marcar un incremento de la temperatura superficial y, desde entonces, la temperatura sigue al alza. Los registros indican que en estas semanas el agua ha llegado a estar entre cinco y siete grados más caliente de lo habitual para esta época del año. En los últimos días, además, se han llegado a registrar extremos de hasta 30 grados en algunas regiones: una cifra récord que, según explican varios expertos consultados por este diario, no se esperaba alcanzar hasta dentro de unas décadas.

La ola de calor marina que inunda el Mediterráneo está siendo una de las más prolongadas e intensas desde que existen registros. La temperatura media registrada durante el mes de julio es la octava más alta de los últimos 40 años. Si los pronósticos se confirman, y las temperaturas también se mantienen así de altas durante el mes de agosto, el calor extremo y prolongado podría tener consecuencias devastadoras para el Mediterráneo. Los biólogos vislumbran posibles episodios de mortalidad masiva de especies y ecosistemas marinos hacia finales de verano. Los meteorólogos, por su parte, alertan de que aumenta el riesgo de que el próximo otoño tengamos lluvias torrenciales más intensas.

Punto caliente

El Mediterráneo destaca desde ya como uno de los puntos calientes de la crisis climática. El agua de esta región se está calentando tres veces más rápido que los demás océanos del globo. "Desde 1980 hasta ahora, la temperatura del Mediterráneo ha aumentado 1,1 grados de media. Igual que ocurre en la tierra, en el mar también hay puntos más afectados que otros pero, en general, vemos que el calentamiento global también afecta a amplios puntos del litoral", explica Samira Khodayar, coordinadora del programa de Meteorología y Climatología del Centro de Estudios Ambientales del Mediterráneo (CEAM).

"Las olas de calor marinas en el Mediterráneo son cada vez más frecuentes, extensas y de más magnitud"

Joaquim Garrabou

decoration

Mientras, por un lado, sube la temperatura media de las aguas, por el otro, también se observa un incremento de los episodios climáticos extremos. "Las olas de calor marinas en el Mediterráneo son cada vez más frecuentes, extensas y de más magnitud. Lo que antes eran episodios excepcionales se están convirtiendo, lamentablemente, en una nueva normalidad", comenta Joaquim Garrabou, investigador del Instituto de Ciencias del Mar (ICM-CSIC) de Barcelona. Las mismas olas de calor que antaño ocurrían cada 10 años ahora, con el avance de la crisis climática, se producen de manera continua. Sobre todo en las últimas décadas.

Episodios de mortalidad masiva

Las olas de calor marinas, como la vivida en las últimas semanas, están provocando un aumento de la temperatura de las aguas tanto en superficie como en profundidad. De hecho, según apuntan los registros, se pueden observar incrementos de temperatura hasta a 50 metros de hondura. "Los extremos de temperatura y el calor prolongado están produciendo episodios de mortalidad masiva en decenas de especies y ecosistemas marinos del Mediterráneo", comenta Garrabou, también responsable de la red T-MEDNet sobre el estudio del calentamiento marino.

"Los extremos de temperatura y el calor prolongado están produciendo episodios de mortalidad masiva"

decoration

Un reciente estudio publicado en la revista 'Global Change Biology' destaca que el aumento de las olas de calor marinas en el Mediterráneo ha provocado episodios de mortalidad masiva en al menos 50 especies diferentes. Desde los corales hasta las esponjas autóctonas, pasando por moluscos tan icónicos como la nacra (ahora en peligro crítico de extinción). En algunos casos, los extremos de calor han afectado entre el 50% y el 80% de los individuos de las especies más vulnerables a las altas temperaturas.

¿Qué pasará ahora que el Mediterráneo registra récords de temperatura? Según explica Garrabou todavía es pronto para hacer balance. "Habrá que esperar a finales de verano para ver las consecuencias de esta ola de calor. A partir de setiembre y octubre empezaremos a ver el impacto real del calor extremo de estas semanas", explica el científico marino. "Espero equivocarme, pero podría haber más de 90 especies afectadas. Y esto podría ser solo la punta del iceberg de problemas mucho más graves", esgrime el experto.

Un científico analiza una población de corales del Mediterráneo afectada por el calor extremo. ICM-CSIC

Riesgo de gota fría

El aumento de las temperaturas del Mediterráneo, más allá del efecto que pueda tener en las aguas, también podría afectar a las previsiones meteorológicas del próximo otoño. Aunque, según matizan los expertos, la relación causa-efecto no es tan directa. Ni tan inmediata. "Para que se produzca un episodio de lluvias torrenciales tienen que darse varias condiciones. Una es la alta temperatura del mar, otra es la elevada presencia de vapor de agua en la atmósfera y otra es la llegada de una situación de inestabilidad atmosférica", explica Khodayar.

Un ejemplo claro para entender este proceso, explica la científica, fueron las lluvias torrenciales de 2018. Las mismas que causaron innumerables daños materiales y humanos en Mallorca. Según apunta un análisis realizado por el Centro de Estudios Ambientales del Mediterráneo, aquel episodio fue impulsado por la conjunción de tres factores. En los días previos a la tormenta, el agua del Mediterráneo se calentó. Los niveles de vapor de agua subieron por encima de lo normal. Y se produjo un momento de inestabilidad atmosférica. La combinación de todo esto fue lo que, finalmente, desencadenó las lluvias torrenciales

¿Pasará lo mismo este otoño tras más de un mes de ola de calor en el Mediterráneo? Las altas temperaturas registradas en la superficie del mar aumentan, al menos en parte, el riesgo de lluvias torrenciales para los próximos meses. Pero el balance definitivo todavía no está claro. "El sistema climático es complejo y depende de la interacción de muchos factores", matiza Khodayar. Aun así, pese a este matiz de cautela, la experta recuerda que, según señalan innumerables estudios, el avance de la crisis climática nos expone a cada vez más episodios climáticos extremos. Ya sea en tierra, en mar o en aire.

"Urge plantear soluciones para proteger la salud de las personas, de las especies y de los ecosistemas"

Samira Khodayar

decoration

"La crisis climática nos enfrenta a un reto grande y complejo, que va desde la pérdida de biodiversidad hasta el aumento de los fenómenos meteorológicos extremos. Necesitamos desplegar planes concretos para adaptarnos a estos fenómenos y mitigar los efectos de esta crisis", reclama Garrabou. "Urge entender y concienciar sobre la gravedad del problema y plantear soluciones para proteger la salud de las personas, de las especies y de los ecosistemas. Vamos hacia un futuro donde esto irá a más, no a menos", zanja Khodayar. 

Compartir el artículo

stats