Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nueva regulación

Las claves de la ley de protección animal que enfrenta a cazadores y animalistas

La norma persigue el abandono, el maltrato y el sacrificio cero, para lo cual acota la cría de mascotas, endurece las penas por agresión y obliga a los dueños de perros a realizar un curso

La ley busca lograr el "abandono, el maltrato y el sacrificio cero". EFE

La ley de protección, derechos y bienestar de los animales, que llega este jueves al Congreso, busca lograr el "abandono, el maltrato y el sacrificio cero", con el fin de poner freno a las altas tasas de abandono y muerte posterior que hay en España. La ley solo es de aplicación a los animales del entorno urbano y deja fuera a los toros, los animales de producción y experimentación. Asimismo, el PSOE ha presentado en el Congreso una enmienda destinada a excluir también a los perros de caza, que le ha enfrentado con Podemos y los animalistas, que quieren que todas las mascotas tengan la misma protección. A la espera de saber cómo acaba la tramitación parlamentaria, estos son los puntos más novedosos de la ley, teniendo en cuenta los cambios que ha sufrido en la negociación en el seno del Gobierno.

1. Ni en terrazas ni en sótanos

La norma establece que los propietarios de mascotas deberán “mantenerlos integrados en el núcleo familiar, en buen estado de salud e higiene”. No podrán dejarlos en terrazas, balcones, patios o sótanos, ni en vehículos cerrados o atados a las puertas de un establecimiento sin supervisión. Tampoco podrán deambular por espacios públicos sin alguien que los vigile. Y los animales que, por razones de bienestar, tamaño o características de su especie, no puedan convivir en el núcleo familiar, deberán disponer de un alojamiento adecuado, con habitáculos acordes a sus dimensiones y que los protejan de las inclemencias del tiempo, en buenas condiciones de esmero y pulcritud.

2. Curso para tener un perro

Los dueños de los perros deberán realizar un curso formativo, “con el objetivo de facilitar una correcta tenencia responsable”. Asimismo, la ley establece que un animal de compañía no podrá estar solo tres días consecutivos y, en el caso de los perros, el plazo no podrá ser superior a 24 horas. Asimismo, insta a "evitar que los animales depositen sus excrementos y orines en lugares de paso habitual de otras personas, como fachadas, puertas o entradas a establecimientos, procediendo en todo caso a la retirada o limpieza de aquéllos con productos biodegradables". 

3. Cero sacrificio

La ley prohíbe el sacrificio de animales de compañía, "salvo por motivos de seguridad de las personas o animales o de la existencia de un riesgo para la salud pública". Catalunya y Madrid ya tienen legislaciones que impiden el sacrificio pero en el resto de autonomías se permite si los refugios de animales no tienen más sitio o por otras circunstancias. La norma busca, por tanto, servir de paraguas común y prohibir esta práctica en toda España.

4. Identificación y esterilización

La ley persigue también el "abandono cero", para lo cual se prevé que todas las mascotas estén identificadas y que la cría tenga que efectuarse por "criadores registrados", con mecanismos de supervisión veterinaria, para tratar de conseguir que se realice "de forma responsable y moderada". No obstante, en el anteproyecto aprobado por el Consejo de Ministros en febrero se incluía que todos los propietarios de animales que habitualmente vivan en espacios abiertos y se relacionen con otros de la misma especie sean esterilizados. Pero finalmente en el proyecto enviado al Congreso solo se obliga a la esterilización de los gatos, no de los perros. Los animalistas sostienen que este cambio responde a las presiones de los cazadores, que quieren seguir criando a sus propios perros.

5. Las tiendas no venderán perros y gatos

Para evitar compras no meditadas que luego acaban en el abandono de mascotas y favorecer la adopción de animales, la ley impide que las tiendas vendan perros, gatos y hurones. El anteproyecto inicial prohibía a estos establecimientos la comercialización de cualquier ser vivo excepto peces pero el proyecto legal aprobado en agosto y remetido a las Cortes les permite vender también aves, tortugas o reptiles. Según los animalistas, las presiones de las tiendas de mascotas han provocado que se flexibilice la prohibición inicial.

6. Coto al maltrato

La ley prohíbe los circos con animales salvajes, así como las peleas y riñas de animales, el tiro al pichón y el tiro al tubo. También se impide usar pinchos, collares y otros similares que ahorquen a los animales o aparatos eléctricos que les causen sufrimiento. Y, para evitar el sufrimiento animal en romerías, cabalgatas o procesiones, los animales no podrán estar inmovilizados. A la par, el Gobierno ha impulsado una reforma del Código Penal, que también se está tramitando en el Congreso, que endurece las penas por maltrato animal. De salir adelante la propuesta gubernamental, se aumentará de 18 meses a dos años de prisión el maltrato que acabe con la muerte y de tres meses a 18 meses las agresiones que impliquen atención veterinaria.

7. Fin a los perros peligrosos

El proyecto legal deroga el listado de perros peligrosos en función de su raza y establece un "listado positivo de animales" de compañía que determinará cuáles pueden incluirse en él teniendo en cuenta varios criterios, como el de la salud y la seguridad de las personas.

Compartir el artículo

stats