Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salud

"A partir de 70 decibelios, la música causa graves lesiones en los oídos"

El jefe de otorrinolaringología del Hospital La Fe de Valencia dice que el primer síntoma de falta de audición es no oir el sonido de los despertadores

Un joven escucha música con unos auriculares alámbricos. EFE

Escuchar los auriculares con el volumen alto es muy perjudicial para los oídos. Hasta ahora era algo que todos sabíamos, pero los últimos datos han encendido la luz roja. Una revisión científica calcula que el 24% de los adolescentes que usan dispositivos personales de audio y casi la mitad de los que acuden a espacios ruidosos, como las discotecas, corren el peligro de perder audición.

"A partir de 60 o 70 decibelios, sobre todo si pasamos de 80, el ruido ya produce lesiones orgánicas en el oído interno, que suelen ser irreversibles", asegura Miguel Armengot, jefe de servicio de Otorrinolaringología del Hospital La Fe de Valencia.

El estudio publicado en la revista British Medical Journal Global Health calcula que entre 670 y 1.350 millones de adolescentes y adultos jóvenes en el mundo están en riesgo de perder audición por exponerse a prácticas de escucha inseguras. "El ruido hasta ciertas intensidades no hace ningún daño. El problema no es llevar auriculares, sino la intensidad alta del sonido", explica el médico.

El especialista del Hospital La Fe explica insiste que en lo que hace daño, aparte de la intensidad con la que se escucha la música, es el tiempo de exposición a la misma. Los expertos coinciden en que es una proporción exponencial, y por cada tres decibelios que se suba el volumen hay que reducir a la mitad el tiempo de la exposición. "Estas pérdidas de audición son sumatorias. Cuando más tiempo te expones, más nivel vas perdiendo. Te va afectando a todo el campo de frecuencias del sonido. Llega un momento en que son invalidantes. En estas lesiones se oye pero no se entiende", explica Miguel Armengot.

Lo primero que deja de escuchar una persona con sordera, técnicamente conocida como ‘hipoacusia’, son sonidos del tipo de los despertadores. "Hay una frecuencia determinada que se pierde primero, que es la frecuencia 4.000, donde se produce una caída de la audición en la que dejamos de oír los sonidos de los despertadores, porque emiten en esa frecuencia. Si continúas expuesto al sonido, van cayendo otras frecuencias", afirma el otorrinolaringólogo.

¿Qué se daña exactamente en el oído al escuchar sonidos en alta intensidad? "Se estropea el oído interno, el caracol. Se lesionan concretamente las células sensoriales", añade el doctor.

La pregunta sobre los daños que pudo causar la música a frecuencias muy altas en las discotecas en los años 80 y 90, más de moda que ahora, es obligada. No han pasado apenas factura, en contra de la creencia general. "Los casos de discotecas en personas mayores son casos leves. Hay un colectivo, el de cazadores, que está mucho más castigado, sobre todo los que han practicado la caza muchos años. Hay un gran número de ellos que acaban con grandes pérdidas, porque el ruido del disparo es muy fuerte cerca del oído, a solo 15 centímetros. Es como si te explotara un petardo de forma continuada al lado del oído", manifiesta el doctor.

El jefe de otorrinolaringología del Hospital La Fe recomienda escuchar los auriculares «a frecuencias más bajas, no pasar jamás de 60 decibelios de intensidad. En sitios cerrados, escuchar música en general es mucho peor. Y para aquellas personas que ya tengan una pérdida de audición, aunque sea pequeña, que tengan mucho cuidado cuando van a una mascletà o a una sala de fiesta. Aparte de las lesiones que produce en los oídos, la exposición a ese ruído impide la concentración. No puedes dormir a continuación, porque estimula el cerebro, altera el carácter», explica Armengot.

Vídeos de Tik Tok e Instagram

El problema del volumen excesivamente alto en los auriculares es que los jóvenes no son conscientes de los riesgos que corren, vienen a decir los expertos. Ya no sólo escuchan música, sino que ven vídeos de Tik Tok o Instragram a todas horas. Raquel Lumbreras, una chica de 16 años que utiliza air pods diariamente, dice que los ruidos de la calle le obligan a llevar el volumen de la música muy alto. "No es lo mismo estar en tu casa que en una avenida como Giorgeta, donde con tanto coche has de ponerlos altos. Y no te los vas a quitar", afirma. Santiago Mercader, un chaval de Picanya, dice que sus oídos "se han acostumbrado escuchar casi todo lo que veo en el móvil con auriculares, así que no creo que me esté perjudicando", dice.

Compartir el artículo

stats