50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Comprador del pueblo zamorano

El comprador del poblado de Castro: "Sin ayudas públicas el proyecto turístico es inviable"

"Con fondos propios voy a tirar hasta donde pueda pero, o hay apoyo, o al final se convertirá en una casa rural para mi familia y mis amigos", señala Óscar Torres

Óscar Torres, nuevo propietario del poblado de Castro. Cedida

Óscar Torres Gallego, empresario manchego de la construcción, promotor inmobiliario y con negocios de turismo rural, es el nuevo propietario del poblado de Castro, situado en el municipio de Fonfría. A sus 42 años, este emprendedor toledano confiesa que con la operación de compra del antiguo poblado construido por Iberduero (hoy Iberdrola) para alojar a los trabajadores que participaron en la construcción del salto de Castro, cumple un viejo sueño. Adquirir una aldea o un pueblecito donde moldear a su medida un proyecto de turismo rural era una ilusión compartida con su hijo mayor. No ha sido ni en Castilla-La Mancha ni en el norte de España, como inicialmente pensaba. La inesperada oferta del conjunto zamorano abrió los ojos de este empresario que añora convertir el poblado en un complejo de turismo rural para aprovechar todos los recursos que ofrece el entorno enclavado en el Parque Natural Arribes del Duero, declarado también Reserva de la Biosfera.

¿Qué le ha traído a Zamora, nada menos que para comprar un poblado abandonado?

Llevaba tiempo detrás de un proyecto de estas características. Soy constructor y promotor, también me dedico al sector turístico y una de mis ilusiones era comprar una aldea o algún pueblecito abandonado en la zona de Castilla-La Mancha o el norte de España, aunque en realidad me valía cualquier territorio, siempre que se adaptara a lo que yo buscaba. Mi hijo mayor y yo somos unos apasionados de esto y tiene una aplicación en el móvil donde le saltó la venta del poblado de Castro. En seguida me puse en contacto con la persona que tenía el mandato de venta y al día siguiente me fui al poblado de Castro. Estuve recorriendo y revisando todo, haciendo un estudio mental de las posibilidades que podía tener aquello. En cuanto lo conocí me enamoró y automáticamente señalicé la operación.

Al día siguiente de ver el anuncio, me presenté en el poblado y me enamoró

decoration

¿Qué sensaciones tuvo cuando lo visitó por primera vez?

Con las fotografías que había visto, me imaginaba un poco lo que me podía encontrar. Las posibilidades que tiene ese pueblo y el entorno son infinitas.

¿En qué sentido?

El entorno natural es fantástico, está al lado Portugal, con todas las oportunidades que se abren. Es un Parque Natural (Arribes del Duero), Reserva de la Biosfera (Meseta Ibérica), zona de protección para las aves. Creo que hay que explotar esa zona. El pueblo es impresionante, constructivamente es un poblado espectacular, con unos muros de piedra de un metro de ancho, tuvo que ser una obra de envergadura.

¿Cuál es realmente su proyecto en el poblado?

Mi planteamiento es un complejo turístico con un hotel rural donde se puedan ofertar rutas de senderismo, a caballo, en bicicleta o con quad. Me gustaría montar una tirolina para poder cruzar el Duero y aprovechar recursos como la Denominación de Origen Arribes para hacer una bodega pequeñita. La zona tiene grandes posibilidades para hacer excursiones por el Parque Natural, que también es Reserva de la Biosfera. Y si conseguimos autorización, en acuerdo con la Confederación Hidrográfica del Duero, se pueden impulsar deportes náuticos, aprovechando ese maravilloso río Duero que va encañonado, por ejemplo para hacer piragüismo por los Arribes como ya hay algo en la zona y en la parte portuguesa. Las posibilidades son inmensas, ligadas al turismo rural.

La compra finalmente se cerró en 300.000 euros, pero queda todo un trabajo por delante que requerirá de importantes inversiones. ¿Cómo va a canalizarlo?

En principio, con fondos propios, voy a empezar e iniciar los trámites de documentación, proyecto, licencias. Es prioritaria una operación de limpieza y cerramiento del pueblo para que no lo vandalicen más. Además, una vez que adquiera definitivamente la propiedad de esos inmuebles la responsabilidad es mía y no quiero correr riesgos de accidentes ni que nadie que puedan entrar allí. Y a partir de ahí necesito ayudas de la administración pública porque sino es inviable.

Soy manchego y en nuestra comunidad autónoma nos ayudan bastante en este tipo de proyectos

decoration

La rehabilitación del poblado es una obra de calado. ¿Ha valorado la inversión?

Entre 3 y 5 millones de euros. Espero que las administraciones públicas respondan con hechos a su preocupación sobre la despoblación. Si nos están vendiendo tanto la necesidad de apoyar a las zonas de interior, a lo que llaman la España vaciada, tendrán que ayudar a los emprendedores que apostamos. Yo lo he hecho, comprando el pueblo, ahora me tienen que ayudar, sin ayudas públicas es inviable. Soy manchego y en nuestra comunidad autónoma nos ayudan bastante en este tipo de proyectos. Me dedico a ello, sobre todo en Toledo comprando edificios antiguos, con protección, que amenacen ruina, y nos ayudan a restaurarlos y orientarlos hacia el turismo.

¿Ha tenido algún contacto hasta el momento con las administraciones públicas?

Nos hemos puesto en contacto a través de un correo con la Junta de Castilla y León, y a ver si tenemos respuesta. A partir de ahora quisiera apoyarme también en la Diputación de Zamora y ver todas las posibilidades de apoyos para sacar adelante un proyecto que, estoy seguro, impulsaría toda la zona.

¿Entonces condiciona la viabilidad de su proyecto turístico a ese respaldo de las administraciones?

Si no tenemos ayudas de las administraciones públicas es inviable poder llevar un proyecto turístico y menos de estas características. Yo con fondos propios voy a tirar hasta donde pueda, pero necesito que me apoyen las instituciones. Está claro. O me ayudan o al final el poblado de Castro se convierte en una casa rural para mí, para mi familia y para mis amigos. No puede ser otra cosa.

O me ayudan, o al final el poblado de Castro se convierte en una casa rural para mí, para mi familia y para mis amigos

decoration

¿Cuáles van a ser los primeros pasos?

Primero escriturar y tener formalizado el contrato de compra-venta, que será en unos 20 días. Y a partir de ahí lo primero sería vallar, limpiar y empezar a sacar un plano topográfico para poder organizar el proyecto, y con la licencia en la mano empezar a pedir subvenciones. También hay empresas que se están poniendo en contacto conmigo para aportar fondos o empresas turísticas que quieren participar y colaborar. Pero insisto, todo pasa por la subvención porque sino es inviable.

Una operación cerrada en 300.000 euros

La venta del poblado de Castro, que se puso en el mercado por 260.000 euros, finalmente se ha cerrado por 300.000 euros. Es la cantidad que ha pagado el empresario toledano Óscar Torres Gallego. La inmobiliaria que sacó a la venta el poblado zamorano confirma que ha recibido ofertas de Arabia Saudí, Rusia, Brasil, Reino Unido. “Inversores de más de veinte países del mundo se han puesto en contacto con nosotros” ha explicado Romuald Rodríguez, portavoz de la empresa que representa a los propietarios.

Se han llegado a recibir ofertas de hasta 600.000 euros, pero la inmobiliaria ha intentado respetar el precio inicial propuesto por el empresario toledano, que presentó una de las primeras ofertas viables de compra. Como ya informó este diario, se recibieron también propuestas de una universidad privada, incluso alguna ONG que planteaba la restauración del poblado con ciudadanos llegados de Ucrania para asentarse en la zona. Finalmente ha sido Óscar Torres, consejero delegado de Iniciativas Faos, una empresa con más de 20 años en el sector de construcción.

El pueblo pertenecía, hasta esta última operación de compra-venta, a una familia de origen gallego que lo compró a principios del siglo XX a Iberdrola. Dedicada al turismo, la familia vio cómo sus planes se truncaban con la crisis de 2008, y su proyecto de convertir esta aldea en un pueblo dedicado al turismo se truncaba. Decidió entonces sacar al mercado el poblado que cuenta con 44 viviendas, de las cuales cinco son independientes. Tiene también un bar, una iglesia, y una escuela con varias aulas .También hay un antiguo cuartel de la Guardia Civil, un piscina y zonas deportivas.

En el año 2017, el poblado de Castro llegó a salir a la venta por 1.750.000 euros. Posteriormente se disparó hasta los 6,5 millones de euros en 2019, cuando los dueños aseguraban tener ofertas de rusos y árabes interesados en el conjunto que ofrece unas impresionantes vistas.

Compartir el artículo

stats