Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Educación

Las cifras excepcionales de aprobados de la pandemia retroceden en ESO y Bachillerato

En 2020-21 los graduados en Secundaria cayeron 6 puntos y los preuniversitarios, diez | Uno de cada cinco estudiantes del último curso consigue el título con algún suspenso

Una imagen del curso 2020-2021. Víctor Echave

Situaciones extraordinarias requieren medidas extraordinarias. Con un argumento de ese cariz, y dado que llegó a producirse la suspensión de las clases presenciales, Gobierno y comunidades acordaron “flexibilizar” los criterios de promoción y titulación durante el curso en que la pandemia irrumpió en las vidas de todos: 2019-2020. Las autoridades animaron a los docentes a abrir la mano y el resultado, pese a que el Gobierno central prefirió no hablar de aprobado general, se le pareció bastante. No obstante, en el siguiente, 2020-21, ese incremento inédito en los expedientes que pasaban de curso y que titulaban se desinfló, como muestran los datos recién publicados por el Ministerio de Educación. El departamento dirigido por Pilar Alegría incide en que la situación excepcional, no obstante, ha dado paso a un dato que retoma la senda de cursos precedentes: en general más alumnos promocionan que antes de la pandemia y entre las chicas y en la privada, la cifra es mayor.

Uno de cada cinco alumnos de ESO titula con suspensos

El curso en que el coronavirus dinamitó la presencialidad, casi todos los adolescentes que cursaban cuarto obtuvieron el graduado en Galicia: un 96%. Un año después, esa cifra había retrocedido seis puntos, hasta el 89,9%. Y si un año atrás el 80% se iba a casa o a proseguir sus estudios con un expediente sin materias pendientes, en 2020-21 podían afirmar tal cosa siete de cada diez. Uno de cada cinco estudiantes se tituló con pendientes. Aun así, el dato gallego general mejora en más de un punto al estatal y es la cuarta mejor cifra de las registradas en las comunidades. Ese curso 2020-21 Galicia se desmarcó del Gobierno central y exigió para titular en ESO aprobar todo y en casos “excepcionales” dejar máximo dos pendientes, siempre que no fueran Lengua Española o Gallega y Matemáticas a la vez.

El mejor desempeño académico femenino

Es generalizado: cuando se observa el desempeño académico, las alumnas obtienen mejores resultados. 2020-21 no es una excepción. Si casi un 90% de estudiantes gallegos logra superar cuarto de Secundaria, la cifra en las niñas está por encima del 92 por ciento y en los niños se queda a cinco puntos. Además, ellas logran finalizar en mayor medida –diez puntos más– esa etapa de enseñanza con todas las materias superadas. Aparte, entre las estudiantes la cifra de quienes promocionan 4º de ESO, si bien cae con respecto al curso de la pandemia, lo sufre menos: -4,7 puntos frente a -7,6 en los muchachos. En Bachillerato las chicas vuelven a sacar casi seis puntos de ventaja a sus compañeros de pupitre varones y de nuevo anotan un menor deterioro que ellos en el desempeño respecto a un año atrás.

Pública frente a privada: ganan los colegios de pago

Todos los centros educativos, al margen de su titularidad, acusan la bajada de rendimiento con respecto al curso 2019-20, al igual que en general notan una subida si se los compara con los resultados de 2018-19. Pero no todos por igual. En Secundaria, donde casi nueve de cada diez alumnos gallegos se gradúan, el porcentaje en la pública es más de un punto inferior y en la privada en cambio supone 2,5 más. La mayor diferencia se produce si se confronta a quienes cierran la etapa de ESO sin asignaturas a cuestas: el 70% general se reduce en casi tres puntos en la pública y aumenta casi siete en la privada, incluyendo en a la concertada. Y si la comparación se hace solo con la no concertada, la diferencia a favor de esta es de 21,3 puntos.

El curso preuniversitario: el 15% no lo consigue

El año de la pandemia un 95,7% de los estudiantes de 2º de Bachillerato salió del instituto con el título. Un curso más tarde, en verano de 2021, lo logró un 85,2%, diez puntos menos. Ese año la Xunta tampoco se mostró partidaria de permitir titularse con suspensos. Aun así, como ocurría en la ESO, los resultados mejoran en 2,4 puntos con respecto al último ejercicio prepandemia. Entre los preuniversitarios influye, como ocurre en la ESO, dónde estudian: en la pública el porcentaje pasó en un año del 95% al 83%, doce puntos menos, mientras que la caída fue de una tercera parte en centros privados, desde un 99,3 a un 95,5%.

De Primaria a Bachillerato, ¿qué curso es el más difícil?

Los más pequeños de la casa no se libran del retroceso, aunque, en el caso de Primaria, los porcentajes de éxito superan en el último año analizado por Educación el 97 por ciento de niños que pasan de curso. El más difícil, a tenor del dato, es segundo, donde lo consigue un 97,4%, frente al 98,4% de cuartoEn la ESO, el curso que lidera la cifra de alumnos que no logran promocionar es 2º, con casi un 15 por ciento de estudiantes afectados; en 1º no lo logra un 8,1%. En Bachillerato el dato de promoción baja en 2º, del 88,3% al 85,2%.

Compartir el artículo

stats