50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

25N DÍA INTERNACIONAL DE LA ELIMINACIÓN DE LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES
MARÍA JESÚS ÁLVAREZ Presidenta de la Comisión sobre Violencia de Género del Senado

"El desencuentro del ‘sí es sí’ genera inseguridad a las mujeres, me preocupa"

"Seguramente no es alcanzable la violencia cero, pero lo que debemos construir es una sociedad tolerante cero con la agresión machista"

María Jesús Álvarez, en la sala Clara Campoamor del Senado. Aimar Pellés Aliaga

La asturiana María Jesús Álvarez (Pravia, 1962) es presidenta de la Comisión sobre Violencia de Género en el Senado. Atiende a LA NUEVA ESPAÑA, del grupo Prensa Ibérica, vía telefónica en uno de los escasos huecos libres que tuvo este miércoles durante la sesión plenaria. La senadora afronta una semana ajetreada que ha empezado preparando el Congreso de la Internacional Socialista de Mujeres que se celebrará este fin de semana en Madrid con el PSOE como anfitrión, a lo que se añade la conmemoración del Día internacional contra la violencia de género este viernes.

–Si me permite, no es que lleguen los políticos españoles al 25N este año precisamente dando ejemplo de unidad y de saber hacer las cosas en lo referente a la violencia con las mujeres. Al caos y debate en torno a la ley del "sí es sí" me remito.

–Hay un debate muy intenso y abierto en todos los ámbitos de la sociedad y los políticos, por supuesto, estamos en él. Lo primero que hay que dejar claro es que es una ley que protege a las mujeres y a las niñas, y que es una buena ley.

–Por tanto, le gusta.

–Sí. Además, aunque pronto para hablar de sus efectos, pone en el centro el consentimiento y protege la libertad sexual. Además, modifica muchas cosas, el abuso, la agresión... Es una buena ley, ese es el primer mensaje que debemos lanzar. Por un lado, comparto lo que dijo Pedro Sánchez de que hay que esperar a que los órganos judiciales marquen criterios de aplicación. Pero esto no es incompatible con lo que dijo el Presidente Adrián Barbón y que yo comparto de que, si algo no funciona como se quería, habrá que cambiarlo.

–El Pacto de estado contra la violencia de género parece roto o como poco en crisis debido a esta ley. ¿Peligra ese consenso?

–Sigue en vigor y estamos obligados a mantenerlo y a reeditarlo. Es una herramienta política de primer orden y uno de los tres únicos pactos que se han firmado en este país junto a los de la Moncloa y el de la lucha contra el terrorismo. En la comisión del Senado que presido trabajamos en mantenerlo y reeditarlo. Firmarlo supuso sacar de la polémica política entre partidos la violencia de género.

–¿Cree necesario, quizás, dada la división política evidente, convocar a todas las fuerzas firmantes y escenificar de alguna manera esa unión que dice?

–Lo estamos haciendo. En el Senado la comisión de seguimiento trabaja y en esta legislatura hemos recibido a 40 intervinientes desde partidos políticos, representantes de comunidades autónomas, asociaciones de todo tipo. La conclusión es unánime: es una herramienta útil, necesaria y que hay que dotar de recursos económicos. Yo no doy por perdido el pacto de Estado. Soy de tejer y seguimos trabajando.

–Pero la división con la ley del "sí es sí" está ahí.

–Es un desencuentro porque la ley genera controversia. Lo que más me preocupa y más me duele es que genera dolor e inseguridad a las mujeres, sobre todo, a las que padecieron violencia sexual.

–Habla usted de las víctimas y de que se sientan inseguras. ¿Les llega toda la ayuda necesaria y son efectivas las políticas actuales? Este martes en una entrevista en LA NUEVA ESPAÑA a una víctima de violencia vicaria denuncia cierto abandono, desidia, por parte de la sociedad y de la administración pública.

–Una mujer que ha sufrido ese tipo de violencia obviamente ha sufrido el dolor más profundo e incomprensible que puede sufrir una persona. Es tremendo que tu maltratador acabe con la vida de tus hijas para hacerte daño a ti. Es monstruoso. Es muy difícil reparar ese dolor. Para ellas ya no hay solución, han perdido lo que más querían. Pero quiero pensar que se sienten reconfortadas si ven que trabajamos para evitar que eso se vuelva a repetir. Y hemos dado pasos importantes para proteger a los menores, agilizamos mecanismos de denuncia, hay toda una red de apoyo a las víctimas...

–¿Ve posible la violencia cero?

–Seguramente no es alcanzable, lo que debemos hacer es construir una sociedad tolerante cero con la violencia machista. Hay que educar a los jóvenes con criterios de igualdad. Hay que modificar roles y estereotipos, conciliar el papel de hombres y mujeres, acabar con la brecha económica, identificar esos micromachismos presentes en países avanzados como el nuestro y que son caldo de cultivo para comportamientos más violentos.

–Ahí está el negacionismo de la violencia de género.

–Sí, ese discurso cala, no deja de ser preocupante. Me preocupa que haya jóvenes, adolescentes, que no reconocen que asumen este tipo de roles, con comportamientos reprochables como lo que hemos visto recientemente en un colegio mayor. Algunos lo justifican como si fueran bromas, lo banalizan. Es preocupante. Hay que insistir en la educación. El objetivo es tolerancia cero a la violencia machista.

–Este fin de semana el PSOE hace de anfitrión en Madrid de la Internacional Socialista de Mujeres.

–Hemos estado con el trabajo previos estos días para el congreso del fin de semana. Es una oportunidad de reunir a mujeres de todo el mundo y, por tanto, ver las diferencias en violencia de género entre países y continentes. Es gratificante ver cómo en países con una situación complicada para ellas, hay mujeres valientes, poderosas, preparadas y con ganas de cambiar las cosas, y que defienden una vida libre, sin miedo. Ahora bien, también se percibe que la violencia machista está en todas partes, y que no es cuestión de posición económica ni de clases.

Compartir el artículo

stats