En el mes de julio de 1999, una vaquilla mató a su ganadero en la localidad de Cervera del Maestre. El pastor, de 50 años, se llamaba Ramón Gómez y murió desangrado después de que uno de sus animales embistiera contra él.

Según explicaron fuentes policiales de la localidad al periódico Mediterráneo en aquel momento, el hombre recibió una herida de asta en la pierna, que le atravesó la vena femoral produciéndole una muerte casi inmediata.

El animal, atacó al pastor por la espalda, mientras éste intentaba dar de comer a un ternero y ni siquiera los vecinos que se encontraban cerca del establo, pudieron hacer nada para salvarle.

OTRO PASTOR CORNEADO

El pasado mes de julio, otro ganadero sufrió un incidente similar, pero con mejor suerte.

Sevillano Cervera, un conocido ganadero de la localidad de Catí fue corneado por un toro de su propia ganadería en la Masía del Barranco de Lozano.

El percance también tuvo lugar cuando el hombre se acercó a los animales para darles de comer. El pastor se percató de que dos de los toros se estaban peleando y al intentar separarlos y uno de ellos le atacó enfurecido.