MÉRIDA. Un hombre de unos 40 años, cuyo nombre corresponde a las iniciales J.P.F.C., resultó muerto a las puertas de su casa en la localidad cacereña de Miajadas a causa de los tres disparos realizados presuntamente por otro individuo, de unos 50 años de edad, y que hasta el momento se encuentra en paradero desconocido. La causa que se baraja sobre este suceso es el resultado de un juicio que enfrentaba al fallecido y a su presunto agresor y en el que existía una indemnización económica de más de 7 millones de pesetas. EFE