Un joven asesinó ayer a su compañera sentimental con dos disparos de escopeta con cañones recortados. A continuación realizó otros dos disparos contra el hijo de la mujer, quien resultó ileso porque consiguió huir de su agresor. Posteriormente, el homicida intentó suicidarse disparándose en el rostro, indicó la Guardia Civil.

Los hechos se registraron en la parroquia de Minen, en el municipio de Ames. La fallecida es Carmen Amado González, de 35 años, que recibió uno de los disparos en el rostro. El supuesto autor de la agresión es Andrés Pombo Botana, de 31 años, que fue trasladado al Hospital Clínico de Santiago, donde fue intervenido de una herida en la cara.

Fuentes de la Policía Local indicaron que el autor de la agresión es un conocido delincuente de la zona, autor, entre otros, de un atraco a mano armada en una entidad de crédito de la parroquia de Buño, y que había ingresado en prisión varias veces.

La pareja residía en una chabola en Castiñeiro. La mujer siempre encubrió las acciones de su compañero, por lo que no se descarta que Andrés Pombo podría haber consumido estupefacciones poco antes de la agresión.

Cristina Amado, prima y vecina de la víctima, explicó que escucharon disparos y que cuando se acercaron a la casa se encontraron el cuerpo de Carmen Amado "con toda la cara deshecha", por lo que nada pudieron hacer por reanimarla. Esta mujer sostiene que el agresor maltrataba a la mujer: "Era un hombre borracho y drogadicto que, cuando no tenía dinero para la droga, se comportaba así".

Con la muerte de Carmen, ya son 36 las mujeres que han fallecido en lo que va de año víctimas de la violencia doméstica.