Los forenses que realizaron un control médico a Eleuterio Bellver, el acusado de matar a su pareja el 24 de julio del 2003, afirmaron ayer que el imputado dio positivo en cannabis y anfetaminas en el análisis que se le realizó el mismo día de los hechos, según declararon en la tercera sesión del juicio celebrado en la Audiencia.

Los peritos indicaron en su declaración que la muerte de la compañera sentimental de Bellver, Amparo Ebrí, se produjo entre las 8.30 y las 9.30 horas, a causa de una de las cuatro heridas, que resultó mortal de necesidad, provocada por una cuchillada que le perforó la aurícula derecha del corazón. Una de las doctoras forenses explicó que el cadáver presentaba cuatro heridas y que Bellver "no presentaba transtornos de la percepción ni sensoriales" cuando fue examinado el mismo día del crimen.

Por su parte los peritos psiquiatras, que realizaron un informe psiquiátrico del acusado aseguraron que Bellver "no tiene elementos de enfermedad psiquiátrica" e hicieron hincapié en el "cambio radical" entre la declaración que hizo el acusado después del asesinato --cuando aseguró que le vino la idea de matar a su compañera y lo hizo-- y su conversación con los psiquiatras, donde aseguró que tras lavarse el pelo "se desmayó" y cuando volvió en sí Ebrí ya estaba muerta. Cambios que "provienen de su fantasía, pero no del delirio o la locura", dijeron.