LAS PALMAS. Una mujer de 26 años falleció ayer en Gran Canaria presuntamente a manos de su marido, de 39, que la golpeó repetidamente con un martillo hasta causarle la muerte. La pareja tenía un único hijo, de tres años, quien no se percató de nada pues dormía en su habitación cuando se produjo el suceso.