Varios días después del paso de la tormenta tropical Stan por América central, la cifra de muertos no cesa de aumentar. Los equipos de bomberos reconocieron ayer que al menos 1.400 personas perecieron sepultadas bajo una capa de lodo de 12 metros de altura en Panabaj, en Guatemala. Así las cosas, el Stan, que entró el pasado martes en México transformado en huracán, se ha convertido en la peor tragedia natural sufrida por Guatemala, al superar de largo la cifra de víctimas mortales del huracán Mitch, en 1998.

El Mitch, que al entrar en ese país el 31 de octubre de aquel año se convirtió en tormenta y después en depresión tropical, dejó 268 muertos, 121 desaparecidos y millares de damnificados. En toda América central provocó 18.000 muertos.

Por el momento, el Stan ha causado, sólo en Panabaj, más de 1.400 muertes. En Guatemala ha afectado a 180.000 personas, de las que más de 50.000 permanecían en albergues, y ha dañado casi 5.000 casas. La mayor parte de las víctimas fueron rescatadas por bomberos y voluntarios en varias aldeas de Tacaná y Santiago Atitlán, que fueron barridas por los aludes de lodo y rocas el miércoles. En la ladera del volcán, han sido recuperados medio millar de cuerpos, pero tal y como reconocieron los bomberos y las autoridades, el número de víctimas por las avalanchas de lodo superará a buen seguro el millar y medio.