Las dos personas que ayer resultaron intoxicadas en una fosa séptica situada en el aparcamiento de un centro comercial de Valencia permanecen ingresadas en dos hospitales de la ciudad, evolucionan favorablemente y están estables, según informaron fuentes de la Conselleria de Sanidad.

Uno de los heridos es el vigilante de seguridad E.C.R., de 44 años, que permanece ingresado en el hospital La Fe y se le atendió por una intoxicación grave por dióxido de carbono.

El segundo herido, L.M.V., un operario de mantenimiento de 62 años, permanece en el Hospital General de Valencia, donde fue atendido de una insuficiencia respiratoria, y en función de su evolución podría recibir el alta médica en las próximas horas, según las mismas fuentes.

El suceso se produjo a las nueve y media de la mañana del martes, y en él también fallecieron un operario de 46 años y un guardia de seguridad de 34 años por causas que investiga la Inspección de Trabajo y el Juzgado de guardia ya que, al parecer, las víctimas no contaban con las medidas de seguridad necesarias.

Al parecer, según informaron algunos de los operarios, la empresa nunca les había facilitado ni máscaras ni botellas de oxígeno para trabajar, ni había junto a la fosa otro operario.