La Policía Local de Vila-real detuvo este fin de semana a dos individuos, uno de ellos por un presunto delito de robo con intimidación y otro por conducción bajo los efectos del alcohol. En el primer caso, una mujer que estaba con la cara ensangrentada en el cruce del camino Cedre y el primer Sedeny comunicó a los agentes que un hombre le había dado un puñetazo y robado la cartera. Los policías localizaron al presunto agresor y le detuvieron.

Por otra parte, unos vecinos alertaron de que un vehículo había causado daños a varios coches estacionados en la calle Escultor Amorós. Los agentes hallaron el turismo parado en medio de la calzada de la calle Córcega, con el ahora detenido durmiendo dentro y les dijo que estaba borracho.