Dos hombres originarios de países de Europa del Este murieron ayer al ser tiroteados en la carretera B-140, en el término municipal de Barberá del Vallés (Barcelona), por unos desconocidos que huyeron en un coche blanco en lo que podría tratarse de un ajuste de cuentas entre bandas de delincuentes.

Fuentes de la investigación explicaron que en el lugar encontraron al menos ocho casquillos de bala. Los indicios y los testimonios recogidos por los investigadores apuntan a que se ha tratado de un ajuste de cuentas entre bandas de delincuentes, aunque aún se desconoce si el móvil tiene relación con la prostitución, muy presente en esta carretera, o con la droga.

Los testimonios recogidos por los investigadores aseguraron que los autores de los disparos huyeron en un coche de color blanco tras perpetrar el doble homicidio tiroteando a las dos víctimas desde corta distancia.

El tiroteo se produjo frente a un polígono industrial, un lugar en el que, indicaron varios testigos, acostumbran a apostarse varias prostitutas que ofrecen sexo a pie de la carretera.

Uno de los testigos explicó que en los últimos días habían aparecido chicas nuevas en esta carretera e insinuó que el suceso podría ser una vendetta entre proxenetas para ocupar este sitio, aunque la Guardia Civil no se pronunció sobre esta hipótesis.

Un equipo de la Policía Judicial de la Guardia Civil tomó las huellas dactilares de los dos fallecidos y confirmó el origen de un país del Este de Europa.

El juez de guardia de Sabadell ordenó el levantamiento de los dos cadáveres, mientras que la Guardia Civil retiró del lugar un coche en el que podrían haber llegado al lugar las dos víctimas, que estaban tendidas en el suelo frente a una fábrica y en medio de un gran charco de sangre.

Según explicó un trabajador del polígono que vio a las víctimas, uno de los dos fallecidos tenía tres impactos de bala a la altura de una oreja, la nuca y el tórax. El mismo testigo aseguró que, minutos antes de producirse el tiroteo, había visto a los dos hombres fallecidos charlando entre ellos y que nunca antes los había visto por allí.