Una pelea de dimensiones multitudinarias empañó la recta final de la Fira d´Onda. Según informaron ayer fuentes municipales, la ciudad está sufriendo "brotes de violencia que pretenden desestabilizar las fiestas". No se trata del único altercado de estas características, puesto que Mediterráneo ha podido saber que en los últimos días se han registrado al menos otros dos incidentes violentos.

Fuentes de la Policía Local, informaron de que entre las 3.00 y las 4.00 de la madrugada del viernes al sábado recibieron una llamada de alerta del teléfono de Emergencias 112, que avisaba de que en la calle Monseñor Fernando Ferrís se estaba produciendo una pelea de grandes dimensiones, en una zona en la que están instalados diversos casales de grupos de jóvenes.

POSIBLE XENOFOBIA Como consecuencia de la pelea ha habido algunos contusionados, desperfectos en el mobiliario urbano y varias detenciones. Fuentes de la investigación explicaron a este periódico que los heridos se cifraron en al menos cinco personas, entre las que se encuentra un agente de la autoridad y cinco ciudadanos magrebíes.

El alcalde de la ciudad, Enrique Navarro, realizó ayer un llamamiento a la "convivencia y ala tolerancia" ante este incidente. La Guardia Civil es la encargada de instruir diligencias, para lo que cuenta con diversas filmaciones para determinar el inicio de la agresión y quiénes fueron los incitadores de la pelea. "Rechazamos todo tipo de violencia y deseamos que impere el espíritu festivo y que la Fira pueda acabar en paz y tranquilidad", señaló Navarro.