El vecino de Sudanell (Lleida) Sebastiá G., que el viernes mató de un tiro a un intruso e hirió a otro cuando estaban agrediendo e intentando atar a su hijo, de 25 años, quedó en libertad con cargos tras prestar declaración ante los Mossos d´Esquadra, que ayer interrogaron al tercer miembro de la banda, que fue detenido tras el del asalto.

Según fuentes de la investigación, a Sebastiá G. le han imputado delitos de lesiones por arma de fuego y no ha sido detenido porque parece probado que actuó en legítima defensa (una eximente contemplada en el Código Penal) ya que los asaltantes entraron en su casa haciendo uso de la fuerza, golpeaban a su hijo e iban armados.

Los Mossos d´Esquadra han requisado el arma de Sebastiá G., una pistola del calibre 22 utilizada para tiro olímpico, al que es aficionado el vecino de Sudanell y para la cual tenía licencia en regla.

La policía también está analizando la pistola que intentó arrojar al canal el tercer miembro de la banda, que huyó de la casa cuando vio que el propietario repelía la agresión a tiros y que fue capturado cuando corría por la carretera hacia la población de Albarratec (Lleida).