La Policía Local de Castellón tuvo que intervenir ayer en el derribo de una casa en la calle Trinidad, ya que los trabajos estaban causando daños a las viviendas colindantes. Los agentes recibieron una llamada de las casas colindantes avisando de los hechos y cuando llegaron al lugar comprobaron que las obras habían causado un agujero en la casa contigua.

Una vez llegaron los bomberos al lugar, decidieron que no era necesaria la evacuación y avisaron al técnico municipal que requirió a los encargados para que llevaran a cabo una serie de medidas de seguridad para reanudar los trabajos. Además, el funcionario del Ayuntamiento de Castellón revisará durante el día de hoy que se han llevado a cabo dichas precauciones.