La Policía Local de Burriana recuperó ayer cuatro fardos de cobre de uso para el tendido eléctrico, que habían sido robados de una obra y al que se había desprovisto del revestimiento aislante con la finalidad de poder venderlos.

Se trata de una investigación policial de seguimiento y servicio, que contó con la colaboración de la Guardería Rural, con el fin de minimizar los delitos. Como consecuencia, los agentes han evitado que este material se vendiera en el mercado negro, ya que fueron los trabajadores rurales quienes observaron a dos personas que emprendían la huída al detectar la presencia en una obra de los policías. Los agentes no pudieron detenerles, pero sí recuperaron en una casa de campo material de construcción y de oficina que, según, aseguran, podría haber sido sustraído. De los hallazgos se han instruido diligencias que han sido remitidas a la Guardia Civil de la localidad.