Agentes de la Policía Local de Valencia detuvieron ayer a dos ciudadanos chinos por ser los propietarios de un local usado como taller clandestino de textil donde, al parecer, se hacinaban entre 15 y 20 trabajadores en unas condiciones de higiene y salubridad "inexistentes".

Según fuentes municipales, la actuación policial se produjo alrededor de las 14.30 horas cuando un ciudadano de origen asiático intentó huir al ver a varios agentes que realizaban un control cerca de la calle donde se encuentra la citada instalación. Una vez en el interior del local, los policías comprobaron que se trataba de un taller de textil en el que estaban trabajando entre 15 y 20 personas, de origen asiático, quienes salieron corriendo del local. El establecimiento no cumple las mínimas normas de higiene y salubridad, según las comprobaciones de los agentes que corroboró un inspector de sanidad. Los detenidos están acusados de un delito contra los derechos laborales.