Iniciaron una jornada delictiva en la mañana del domingo, pero fue cortada en seco gracias a la labor de los agentes de la Guardia Civil de Castellón. Dos hombres, A.N.L., de 35 años y vecino de Castellón, y M.J.M., de 27 años y vecino de Vila-real, fueron detenidos como presuntos autores de dos tentativas de robo con fuerza en las cosas, dos robos de uso de vehículo a motor, daños y robo con violencia e intimidación.

Los hechos tuvieron lugar a las 6.00 horas, cuando los individuos, que conducían un turismo Ford Escort sustraído, llegaron a Torreblanca. Una vez en dicha localidad, intentaron forzar la entrada de un bar, pero fueron sorprendidos por el propietario del negocio, por lo que huyeron del lugar rápidamente. Posteriormente, y todavía en el mismo municipio, accedieron a un supermercado al que accedieron a través de la parte trasera del mismo, de donde sustrajeron diversos productos de su interior.

MÁS INCIDENTES Tras estos hechos, los dos hombres se desplazaron, alrededor de las 8.30 horas, a un bar situado en la avenida del Mar, donde cerraron las puertas, tras amenazar a la empleada con una llave inglesa.

Los ahora detenidos sustrajeron las recaudaciónes de la caja registradora y de dos máquinas tragaperras, además de robar el dinero que la víctima tenía en su bolso. Asimismo, ambos individuos ocasionaron numerosos daños en las máquinas y en una cámara de vigilancia del recinto.

Tras los robos, incendiaron el vehículo que habían utilizado en la playa de Torreblanca, huyendo del lugar con otro Ford Escort, igualmente sustraido con anterioridad en Castellón.

Una patrulla de la Guardia Civil interceptó a los dos hombres en las proximidades de Cabanes, donde ambos fueron detenidos.

Además del turismo sustraido, los agentes recuperaron tres teléfonos móviles, cuatro relojes, varias joyas, una navaja y casi 1.000 euros en efectivo, la mayoría en moneda fraccionaria, ya que procedía del botín recaudado con las máquinas recreativas.