Los magistrados del tribunal de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Castellón acordaron ayer --previa conformación con los dos abogados defensores de los imputados y el fiscal-- una pena de 3 años y seis meses de cárcel, así como una multa de 6 millones de euros para Arturas M., lituano y de 42 años, y para Chukri T., marroquí, de 33 y sin antecedentes, por pretender comerciar ilegalmente con 650 kilos de hachís que desembarcaron en la Renegà el pasado mes de enero.

Durante la vista --que fue aplazada tres horas por la huelga de secretarios judiciales-- ambos acusados expresaron su conformidad con la pena y reconocieron los hechos con ayuda de sus dos intérpretes. El tribunal acordó que la pena de Chukri T. sea sustituida por la expulsión del territorio nacional y la prohibición de regresar a España durante 10 años, dada la condición de "ilegal" en la que se hallaba.

Respecto a la multa de seis millones de euros, en caso de no ser abonada se sumarán tres meses más de cárcel a la condena.

Los hechos sucedieron sobre las 20.00 horas del pasado 21 de enero, en la zona de la playa de la Renegà, en Oropesa. Los procesados preparaban el desembarco de 129 fardos de hachís para su posterior venta y distribución, a cuyo efecto se desplazaron desde sus lugares de residencia, fuera de la provincia. Así, desembarcaron desde una barca semirrígida los 650 kilogramos de droga.

Después, introdujeron los fardos en una furgoneta Mercedes, así como en un vehículo todoterreno marca BMW con matrícula francesa, ambos robados. Así, en el interior de la furgoneta fueron hallados 12 fardos; en el interior del todoterreno, 32; y el resto, los otros 85, se encontraron en la barca y en la playa.

Cabe recordar que la Guardia Civil abortó esta operación de narcotráfico cuando la patrullera de la Agencia Tributaria alertó al Centro de Servicios de la presencia de los narcos.