El juzgado de lo Penal número 2 de Castellón ha condenado a cuatro jóvenes, Fernando M.P., Daniel.M.O., María Inés G.G., Mónica M. a pagar una multa de 4.000 euros por una falta de desconsideración debida a los agentes de la autoridad nacional.

Los hechos sucedieron el 17 de enero del 2008, sobre las 4.00 horas de la madrugada, cuando los condenados --dos de ellos con antecedentes penales no computables a efectos de reincidencia-- viajaban, según la sentencia, en un vehículo que era conducido por uno de ellos.

Estos discurrían por la carretera Almassora de la capital, con las luces apagadas y a una velocidad superior a la permitida. Esta conducción fue observada por una dotación policial que inició una persecución dándoles alcance en la intersección de las calles Monlleó y Salsadella, del grupo Perpetuo Socorro de la capital.

Los agentes descendieron de su coche y los cuatro acusados también del suyo, por lo que uno de los funcionarios requirió la documentación a los dos varones. En este instante, uno de ellos le propinó al efectivo un empujón y el otro le agarraba.

CAYÓ AL SUELO Así, el policía nacional tropezó con el vehículo de los agresores, que estaba aparcado detrás de él, motivo por el que perdió el equilibrio y cayó al suelo. Por su parte, el otro agente, requirió también a las dos acompañantes los datos, pero al percatarse de que su compañero estaba en el suelo a dos o tres metros de distancia, decidió llamar a otras patrullas para que prestaran su refuerzo.

Al ver estas dos acusadas que el policía avisaba a más efectivos, intentaron impedírselo y le agarraron por los brazos. El agente trataba de quitárselas de encima, por lo que logró dar el aviso a sus compañeros. Asimismo, las dos condenadas, según la sentencia, le proferían expresiones desagradables como "dáis asco" y le insultaban.

Los cuatro condenados recurrieron la sentencia ante la Audiencia Provincial, pero este órgano ha desestimado esta petició y ratifica la pena de multa.