Los dos ocupantes de una avioneta fallecieron ayer al estrellarse con ella contra el suelo en una urbanización residencial de Pilar de la Horadada (Alicante), cuando, al parecer, trataban de fotografiar los alrededores de sus domicilios desde el aire.

El piloto, un español de entre 40 y 50 años, murió en el momento del accidente (11.20 horas), mientras que su acompañante, un inglés de 76, fue atendido por un SAMU y trasladado con vida en helicóptero al Hospital General de Alicante, aunque finalmente los médicos no pudieron evitar que falleciera en torno a las 14.00 horas.

El siniestro se produjo muy cerca del lugar en el que viven las dos víctimas, concretamente en una parcela de la urbanización Pinar de Campoverde, donde la avioneta se empotró contra un pino, que estaba situado muy cerca de uno de los chalés.

PEQUEÑO FUEGO El impacto ocasionó daños materiales en el aparcamiento de la parcela, así como un pequeño incendio que no tardó en ser sofocado por los bomberos desplazados a la zona.

La policía judicial de la Guardia Civil investiga las causas del accidente, aunque un amigo y además copropietario del aparato, Manuel García Jiménez, manifestó que cree que el siniestro pudo deberse a una parada del motor o a que la aeronave se desestabilizara cuando estaba volando a una altura baja.

La avioneta había despegado desde el aeródromo de Los Garranchos, en San Javier (Murcia), y el piloto, al parecer natural de Murcia aunque residía desde hacía tiempo en Pilar, tenía licencia para volar desde hacía aproximadamente 4 ó 5 años.

Por ello, desde el aeródromo murciano consideran que contaba con suficiente experiencia al mando de la avioneta, una Aeroprat A 22 azul y amarilla que tenía categoría de ultraligero al pesar menos de 450 kilos.