Un juzgado ha condenado a dos años y dos meses de cárcel a una mujer que maltrató a su compañero durante el tiempo en que ambos convivieron en Usurbil (Guipúzcoa), y al que dio un puñetazo en la cara y le golpeó con una escoba cuando él le dijo que iba a luchar por la custodia de la hija de ambos.

Según la sentencia, la acusada, de nacionalidad brasileña, sometió a diferentes formas de "violencia física y psíquica" a la víctima.