Efectivos del Cuerpo Nacional de Policía detuvieron ayer al propietario del Seat Toledo que en la tarde del sábado atropelló, presuntamente, a un vecino de Castellón, Pascual Lázaro, de 82 años, cuando este cruzaba un paso de peatones ubicado en la avenida Chatellerault de la capital.

El arrestado, según explicó la Policía Local, se había negado en un primer momento a colaborar y explicar lo sucedido. Tras entregar los efectivos municipales las diligencias a la Policía Nacional y bajo las órdenes de la jueza del juzgado de Instrucción número 4 de Castellón, el hombre, de origen magrebí y vecino del Grao de Castellón, fue detenido ayer acusado de un delito de homicidio por imprudencia, así como de omisión del deber de socorro, tal y como explicaron a Mediterráneo fuentes cercanas al caso.

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat indicó a este diario que el arrestado, que ayer estaba en los calabozos de la comisaría, podría pasar a disposición judicial hoy para esclarecer las circunstancias del homicidio.

Por otra parte, el equipo de Atestados de la Policía Local de Castellón, que acudió al lugar del accidente en un primer momento, se hizo cargo de las investigaciones del atropello. Así, como añadieron fuentes próximas al caso, los especialistas de esta unidad están llevando a cabo numerosas pruebas periciales para determinar la presunta implicación de este coche con la trágica muerte de Pascual Lázaro.

Además, la Policía Local, añadieron, también está realizando una simulación del accidente por ordenador, según los datos recopilados tras el fallecimiento, la posición del cuerpo y los restos del turismo hallados en la escena, así como los detalles aportados por numerosos testigos.

La víctima, de 82 años y natural de Zaragoza, vivía en Castellón desde hacía dos años, a donde se trasladó para estar con su hijo tras enviudar. El hombre cruzaba un paso de peatones para llegar a su casa, pero fue arrollado. El autor se dio a la fuga rápidamente y ni siquiera paró a auxiliarle. H