ZARAGOZA. Las víctimas del accidente de tráfico registrado ayer en Oliván (Huesca), en el término municipal de Biescas, son una madre y sus dos hijas menores, de en torno a 10 ó 12 años, quienes vivían en la localidad vecina de Sabiñánigo. El suceso, explicó a Efe el alcalde de Biescas, Luis Estaún, ocurrió a las 10.00 horas en el puente de acceso a Oliván sobre el río Gállego, cuando el coche en el que viajaban solo las tres víctimas se salió y cayó al río desde una altura de unos 20 metros.