madrid. Un marroquí de 22 años falleció ayer ahorcado en la comisaría de la Policía Nacional de Aranjuez (Madrid) a la que fue trasladado tras un alboroto en un local. Los familiares quieren que se investigue la muerte al asegurar que la policía le había pegado.