La Guardia Civil de Castellón detuvo en la mañana del pasado lunes a un vecino de Alhama de Murcia tras comprobar que era el titular del teléfono desde el que se mandó un mensaje erótico a una mujer, aunque fue su hijo, menor de edad, el autor de dichos mensajes. Según ha podido saber este periódico, el hombre será puesto en libertad tras certificar que fue el menor quien redactó los mensajes de texto.

Según han indicado fuentes del instituto armado, la madre de la niña denunció los hechos en el cuartel de la Guardia Civil de Onda el pasado año 2009. La mujer indicó a los agentes que su hija había recibido mensajes de texto desde un número oculto para solicitar sexo.

El Equipo de Investigación Tecnológica (Edite) de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Castellón se hizo cargo del caso. Los agentes se dedicaron a rastrear las comunicaciones recibidas por la menor, entre las que se encontraba el citado mensaje. Así averiguaron el teléfono desde el que se emitieron los mensajes de texto y el titular de la línea, al que localizaron en Alhama de Murcia.

Hasta la ciudad se desplazaron los agentes para detener al padre del menor, que responde a las iniciales M.C.S. y tiene 40 años de edad. La Guardia Civil comprobó que dicho teléfono móvil lo usó en esas fechas su hijo, menor de edad, para remitir los mensajes que fueron investigado. Por este motivo, podría quedar en libertad y sin cargos después de probar que el autor de los mensajes obscenos era su hijo, que al tratarse de un menor de edad tampoco será procesado.

La Guardia Civil de Castellón ha recomendado a los padres en un comunicado que vigilen el uso de los teléfonos móviles de los menores, así como sus hábitos de navegación por internet, "al objeto de protegerlos de posibles agresiones telemáticas". Además de la vulneración de la ley de protección de datos, la usurpación de la identidad y el acoso a menores a través de la red son algunas de las prácticas más habituales en este contexto. H